<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

viernes

Despedida y Cierre

Esta ha sido la última entrada de este blog, o cuaderno electrónico de mis pobres pensamientos

Han sido -cómo no- dificultades de manejo propias de los nuevos medios las que han propiciado su cierre (junto con un cierto cansancio, la verdad). Desde hace un par de meses no me es posible acceder a mi cuenta para editar las entradas, cambiaron las normas del empresario que las aloja (Google adquirió Blogger) y las antiguas contraseñas de Blogger no me funcionaron para Google; ahora, cada vez que entro con mi cuenta de Google, la contraseña no me es reconocida por el sistema y debo crear otra nueva que a su vez la próxima vez no será reconocida.
El empresario (Google), a su vez, no ofrece un soporte de ayuda eficaz ni coherente. Mi demanda por correo electrónico tampoco ha sido contestada... Ya decían mis presentimientos que todo lo que confiaras en estos medios ajenos -nunca mejor dicho- podías perderlo de igual modo.
No ha sido así puesto que está a salvo todo lo escrito; pero sí se ha hecho impracticable el acceso.
Así pues, y con esta nueva lección de los peligros que también encierran las denominadas "nuevas tecnologías", armas propias del imperio que nos domina, pongo punto a este manojo de apuntes, muchos de los cuales no pasan de ser esbozos impropios de ser tomados en serio y menos aún impresos en cálido papel pesado.


Cuídense. Y cuiden de lo que les rodea.