<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

viernes

el Entierro de la Huerta



En Murcia, antigua Mursiya de Sharq Al-Andalus, gustan por estas fechas los cristianos de festejar la llegada de la Primavera con lo que eufemísticamente denominan como Bando de la Huerta. Pero que a la sazón de cómo han respetado esa herencia musulmana y de lo que en realidad ahí sucede, más debiera denominarse como Entierro de la Huerta, una especie de macro-botellón disfrazado con traje huertano para la jovenería, una sorna de muy mal gusto para las esencias huertanas y murcianas, que han habido y todavía quedan.

Y a lo que luego llaman como Entierro de la Sardina, trasnochada despedida a la Cuaresma bien pasada la Cuaresma, más debieran denominarlo como Bando de la Sardina, en el que, de nuevo, otra primavera más lo a-locado dé Pregón para que comience la más irreverente vía libre a la especulación y al "Carnaval" ...



_



-nota del editor: "el autor aquí afirma no tener nada en contra de los festejos y menos aún de los que suceden en su tierra de Murcia, de los cuales disfruta si puede e incluso a veces recomienda, pero de ahí a la cruel ironía y la mentira, dice, no hay sólo un paso..."



_