<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

jueves

EL LAÚD Y LA GUITARRA. O LO GRANDE Y LO FÁCIL



ayer fuí a un concierto. un concierto dentro de un encuentro de las tres culturas en la otrora Medina al Mursiya. al laúd Naseer Shama, nacido en Irak, aunque vive en Egipto. a la guitarra Carlos Piñana, español de aquí. esto no es una crítica musical, no lo crean. porque no lo es y porque la profesión como la afición de criticar me parecen deleznables. quizá sí son impresiones valoradas, más que juicio o simple reseña. impresiones o expresiones, qué más da. no hagan caso.

"cuando escucho el oud mi cuerpo tiembla y mi corazón se encoge como apresado de su embrujo"...

la guitarra flamenca no se ha liberado todavía de sus cadenas con los tópicos. nada de lo que allí sonaba, cuando tocaba la guitarra, sonaba suelto ni vivo. parecía siempre estar a las tablas de los acordes fáciles de tientos, tarantos o bulerías. y el laúd así le iba, no digo no. pero cuando se quedaba solo el laúd. ah, amigo... la magia y el perfume resonaban por doquiera. enorme maestro el irakí, Naseer Shama. donde aparece una rosa con su aroma y belleza verdaderos se desvanecen los sosos híbridos. el laúd era alegría, melancolía y profundidad. por sus vericuetos se encontraban la pasión, la serenidad y la meditación. eso nos ofrecía Naseer Shama en su interpretación en solitario. pero incluso solitario también sonó como debe hacerlo un flamenco a la guitarra. él solo hizo de puente entre las dos culturas, que no son sino de la misma, la de Mesopotamia y la de Andalucía. pero no porque sea superior el laúd a la guitarra flamenca. tan nobles son el uno como la otra, y a mi gusto, inigualables. aunque quizá el laúd, por su austeridad de resonancias venga en ser aún más espiritual y piadoso. desgraciadamente es tanto el intérprete como la concepción simplista del flamenco los que consiguen esa pobreza de resultados. que al final no nos lleva más que al folclore de pandereta o al rasguear continuado. mucho sonido para tan pocas nueces, aunque levante al público de sus asientos. a cambio, la melodía del laúd, cuando se apartaba y dejaba oir, era rica y consistente, y dejaba al público como herido. pero no la de Piñana, que ni aún tocando en solitario llegaba ciertamente a conmover el aire que se respiraba. y suelen suceder cosas parecidas con demasiados acercamientos de la música flamenca a otros modos musicales o culturas. que al final, de lo que tiene de grande y bueno, apenas quedan los cuatro acordes y jaleos.

"y es que, cuando te escucho cantar flamenco, me vuelvo religioso sin yo saberlo"...

_


queden con dios
as salam malekum

_