<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

sábado

La sociedad y el trampantojo existencial



lo que sostiene el vivir cotidiano de la mayoría se basa en unos pocos patrones mentales sobre estructuras sociales e interrelacionales. tales como un matrimonio, los hijos, la familia en alguno de sus recodos, o la actividad laboral. estas situaciones proporcionan una circunstancial red de valores suficiente para que la conciencia del individuo descanse, se apoye o referencie en casos de peligro o confusión. eso es lo que le sucede al grueso de la sociedad, aquellos que contemplamos sonrientes, incluso felices en la playa o un fin de semana entre los espectáculos de la ciudad, a los que veremos a los pocos días en el trabajo o en la calle, aún con cierto talante, hierven en sus más íntimos recodos de oscuridad y de vacío, pero ellos no lo saben, no son conscientes de ello, no lo notamos los demás. porque se asientan en sus particulares y circunstanciales refugios personales, por eso parece que realmente aquí no pasa nada, y que todos parecen estar bien. pero tampoco se dan perfecta cuenta de que el mismo hervor, ardor, que procede de la náusea que genera este vacío y falso mundo, llegará hasta donde se encuentren sus pequeñas redes de seguridad que les hace aparentar ser humanos, y entonces, sólo entonces sabrán de lo que se trata y lo que tienen que hacer enfrente, si quieren subsistir como personas

porque, ante el nihilismo y la animalidad, sólo la lucha por los valores que hacen del ser humano una persona puede superar este angosto tiempo de crisis, no basta con creerse seguro, es necesario estarlo y además compartirlo con los demás

el mundo sigue siendo el mismo que en su origen, pero hombres corrientes entran en sus casas con hachas o martillos y despedazan a sus mujeres e hijos

pero los hombres, las mujeres, los pájaros, los niños, continúan siendo exactamente los mismos


_