<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

viernes

Re: Re: Artículo I / Cíñase /



_apropositodealgunadiscrepancia_


Vicente tiene razón cuando se refiere al conflicto en que se encuentra el ciudadano o militante de a pie cuando opina con pensamiento crítico sobre la mayoría de los políticos que ejercen en la sociedad. Pero esta situación de encontrarse entre la espada de una profesión política más dada a rendir culto a la personalidad de su partido que al ciudadano real / y la pared de algunas consignas anticuadas -tales como el rígido alineamiento de la derecha y de la izquierda o de la acción y reacción- en lugar de un ejercicio de pensamiento independiente y veraz, no tiene por qué dejar al hombre de a pie ante los cuernos del toro.
Porque el político de la actualidad tiende a ser como yo lo he descrito en mi anterior mensaje, -que, por otra parte, se trata de un ejercicio tanto del pensamiento como literario, no un ensayo serio (el enlace a la bitácora en donde se publica queda bien a la vista)- pero eso no es culpa de la política, que bien fijada quedó como concepto desde las polis griegas, sino de los que hoy en día la representan.
Y me refiero al hoy en día, a la actualidad, no a los tiempos de Ghandi, El Shaddar, Churchill o Azaña, salvando excepciones como el mencionado Nelson Mandela o el mismo Arafat.
Los políticos de hoy han preferido servir al partido antes que al pueblo, y a los intereses de éste y otras organizaciones de poder antes que al bien común. (dicho con todas las matizaciones necesarias).
La democracia, por lo tanto, -al menos en España- no existe como tal, sino que se practica un gobierno de los partidos políticos, y dentro de los partidos no son pocas las voces que hablan precisamente de falta de democracia. Y esto me parece que dista de ser un juicio de valor.
Y si se critica esta actitud de los políticos porque en su mayoría actúan así, -incluidos comportamientos discursivo-evasivos a que me refiero en el texto que he escrito- eso no tiene por qué ser considerado relativismo, negatividad o "hacer el juego a la reacción" como he leído al respecto -dejo de lado calificativos como "toque pseudoanarcoide" y otros, que me parecen muy graciosos-; lo que precisamente se quiere hacer ver con ello es que el ejercicio de la política que ha venido a ser habitual en los últimos decenios necesita de una profunda renovación desde sus mismas bases para recuperar algo de su eficacia y de la credibilidad de todos los ciudadanos. Eso incluye la revisión del propio sistema democrático para que, en lugar de tanto delegar el voto a unos intereses de partido, se pueda por fin votar a quienes nos representen como personas.


_

Saludos:


JAP.




_puestoenelforociudadanodelardm_