<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

domingo

cáncer

CÁNCER
COLON, PULMÓN Y MAMA, LOS MÁS FRECUENTES En España se diagnostican cada año 162.000 nuevos casos de cáncer Un informe de Sanidad estima que uno de cada tres hombres y una de cada cinco mujeres padecerán cáncer en algún momento de su vida Desde 1999 la enfermedad se ha convertido en la primera causa de muerte, con 94.123 fallecimientos al año La lucha contra el tabaco es una de las estrategias claves para reducir la incidencia ELMUNDO.ES | AGENCIAS Elena Salgado durante la presentación del informe 'La situación del cáncer en España'. (Foto: J.L. Pino | EFE) A D E M Á S ... Gráfico: Cómo se forma un cáncer Especial: Todo sobre el cáncer Gráfico: El cáncer de mama Cada año se diagnostican en España 162.000 nuevos casos de enfermedad tumoral. Más de la mitad de los pacientes sobrevivirá a su enfermedad a los cinco años, según datos presentados en esta mañana por la ministra de Sanidad y Consumo, Elena Salgado, correspondientes al informe 'La situación del cáncer en España'. El estudio concluye que uno de cada tres hombres y uno de cada cinco mujeres padecerán cáncer en algún momento de su vida. En 2004 , durante la celebración del Día Internacional del Cáncer , esta enfermedad se situaba como la segunda causa de muerte en nuestro país, con cerca de 135.000 nuevos casos al año. Los más frecuentes, según explicaba la entonces ministra de Sanidad, Ana Pastor, eran los de mama, pulmón, vejiga, próstata y linfomas. Pero según los datos del informe presentado hoy, el cáncer se ha convertido en la primera causa de muerte global en España desde 1999 , al igual que ha pasado en Estados Unidos , por delante de las enfermedades cardiovasculares, con un total de 94.123 fallecimientos en 2003. Esta cifra representa el 24% de todas las defunciones, lo que supone que una de cada cuatro personas fallece a consecuencia de una enfermedad tumoral. El carcinoma colorrectal , con 25.600 casos al año, es el tumor más frecuente en nuestro país y el que más ha aumentado en los últimos años, seguido del cáncer de pulmón con 18.800 nuevos casos anuales, y del cáncer de mama , con 15.979 casos. En cuanto al éxito de las terapias en nuestro país, el último estudio 'Eurocare' ('Supervivencia por cáncer en Europa a finales del siglo XX'), mostraba que España ocupa el cuarto puesto en Europa (por detrás de Francia, Austria y Suecia) en cuanto a la tasa de supervivencia en estas enfermedades. En este sentido, Salgado ha asegurado que "aunque la supervivencia del cáncer ha mejorado significativamente en nuestro país en los últimos 20 años, las enfermedades oncológicas continúan siendo un problema prioritario de salud pública". Diferencias de género Por sexos, el cáncer es la primera causa de muerte en hombres y la segunda en mujeres después de las enfermedades cardiovasculares. Aunque en ellas también ocupa el primer lugar para el grupo de edad entre 20 y 39 años. En hombres , los tumores responsables del mayor número de muertes son, por orden decreciente de frecuencia, el de pulmón, colorrectal, próstata, estómago y vejiga. En las mujeres , el cáncer de mama ocasiona la mayor mortalidad, seguida del de colorrectal, estómago, páncreas y pulmón. Sin embargo, el estudio refleja una importante disminución en la mortalidad por cáncer de mama, que se ha reducido en los últimos 10 años a un ritmo anual del 1,4%. En la actualidad, la supervivencia del cáncer de mama a los 5 años del diagnóstico se eleva a un 78%, frente al 70% que presentaba en el periodo 85-89.Tabaco Coincidiendo con el aumento del tabaquismo entre las mujeres, el cáncer de pulmón es el tumor que ha experimentado un mayor incremento en los últimos años en la población femenina de nuestro país. La ministra ha subrayado la necesidad de intensificar la lucha contra el tabaco y ha recordado que los tumores de pulmón, laringe, esófago y vejiga son los que presentan una relación más estrecha con el hábito de fumar .El informe ha sido realizado por el Área de Epidemiología Ambiental y Cáncer del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, en colaboración con la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud. Salgado ha asegurado que los datos dados a conocer en este documento revelan la necesidad de intensificar los esfuerzos de todas las administraciones por mejorar estos indicadores. En este sentido, ha subrayado la voluntad de su Departamento de poner en marcha, en colaboración con las Comunidades Autónomas, la Estrategia contra el Cáncer del Sistema Nacional de Salud . Los objetivos marcados son mejorar el diagnóstico precoz de la enfermedad y proporcionar a los pacientes los tratamientos más eficaces. En este sentido, ha anunciado su intención de que para el año 2007 se realicen las pruebas diagnósticas necesarias antes de 15 días en los pacientes bajo una sospecha clínica fundada de padecer cáncer. Para poder poner en marcha este objetivo en todo el territorio nacional, ha explicado, será necesario el establecimiento de los protocolos y criterios clínicos de una sospecha fundada de cáncer, así como de un circuito prioritario de realización de la primera prueba diagnóstica, para evitar largas esperas hasta acudir al especialista. Comparación con otros países La mortalidad por cáncer en los hombres se sitúa en la media europea, con un total de 243,18 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 250 casos/100.000 habitantes de la UE. Los tumores de vejiga y los de laringe superan la tasa anterior, situándose los primeros en 13,24 casos frente a los 10,10 de la UE y los segundos en 8,15 casos frente a 4,68 por cada 100.000 habitantes de la UE. En las mujeres españolas, la tasa de mortalidad por cáncer se encuentra por debajo de la media europea, con un total de 112,8 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 141,23 que presentan los países europeos. El cáncer de cuello uterino es el único tumor que se encuentra en la media de la UE. Recientemente, expertos europeos revisaban el Código contra el cáncer donde se ofrecen consejos para prevenir esta enfermedad. Evitar el tabaco y el sobrepeso y llevar a cabo ejercicio y una alimentación sana son algunas de las recomendaciones que se ofrecen en este Código. la OCU advierte sobre la presencia de sustancias tóxicas en los hogares (31/01/2005 ) Estas sustancias se encuentran en todas partes: televisores, ordenadores, alfombras, coche, sillas, juguetes y en otros muchos aparatos electrónicos o mobiliario de nuestras casas y lugares de trabajo. La principal conclusión que se desprende del estudio es que hay contaminación en el polvo de los hogares y en algunos casos en cantidades importantes. El estudio íntegro se publica en la revista OCU-Salud del mes de febrero. Los resultados de las 100 muestras de polvo analizadas por la OCU demuestran que en los hogares de los consumidores hay demasiadas sustancias tóxicas, entre ellas: las partículas de los compuestos de bromo que se emplean para evitar que se propague el fuego, conocidos como retardantes de llama bromados que tienen una gran capacidad de acumulación, lo que puede llevar a que se alcancen niveles susceptibles de producir efectos adversos en la función tiroidea, alterar el desarrollo cerebral del feto o los niños e incluso se sospecha de sus efectos cancerígenos. La OCU ha remitido los resultados a las autoridades competentes (*) . La Organización considera que es urgente contar con una regulación específica que establezca que solo se utilicen retardantes seguros, nunca bromados, y que se informe de ello a los usuarios por medio de un etiquetado de los componentes empleados. Del mismo modo solicita a las autoridades un control efectivo de los productos importados, fomento de la investigación y que tomen medidas para evitar la contaminación real que se produce a partir de los residuos. Respecto a los fabricantes, la OCU solicita que busquen alternativas para reducir los elementos tóxicos o diseñen productos de forma que no sean necesarios estos aditivos para garantizar la seguridad. Es tarea de todos evitar que estas sustancias lleguen a estar en el origen de un grave problema de salud pública y son los poderes públicos y los fabricantes quienes tienen la posibilidad y la responsabilidad de atajar el problema. Solo una actuación rápida y decidida podrá poner fin al riesgo real que supone la acumulación de estas sustancias en entornos domésticos, como demuestra nuestro estudio. Para finalizar, la OCU aconseja a los consumidores una serie de prácticas para reducir al máximo la exposición a estos contaminantes: - Ventilar bien las habitaciones y usar la aspiradora para que estas sustancias se queden retenidas en la bolsa. - En caso de tener que abrir un aparato eléctrico en casa evitar hacerlo en una habitación donde se pase muchas horas o se duerma, es preferible hacerlo en lugares con mucha ventilación y fácil limpieza, usando preferiblemente el aspirador para recoger restos del interior. - Evitar contactos con rellenos o espumas. Es necesario cambiar los sillones que tengan el relleno a la vista y no retapizar muebles en estancias donde haya niños o embarazadas. - Optar por comprar productos elaborados con fibras naturales que resisten al fuego sin necesidad de aditivos. (*) Ministerio de Medio Ambiente, Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, Ministerio de Sanidad y Consumo, Dirección General de Salud Pública, Comisario Europeo de Medio Ambiente y Comisario Europeo de Sanidad y Protección de los Consumidores. Pesticidas en los alimentos Si quiere asegurarse de que no ingiere pesticidas a través de los alimentos, le aconsejamos dos cosas: primero, que las frutas y verduras que compre sean de temporada, y segundo, que las pele o les quite las capas externas. Porque si nos tenemos que fiar de los controles de seguridad... Puede leer el artículo completo en formato PDF Agua Aire Basuras y reciclado Eco-etiquetado Medio ambiente y energía Medio ambiente y salud Ruido Suelo, flora y fauna Aditivos Contaminación Crisis y controles Etiquetado OGM Preparar y conservar nº 258 Marzo 2002 Pesticidas en los alimentos Si quiere asegurarse de que no ingiere pesticidas a través de los alimentos, le aconsejamos dos cosas: primero, que las frutas y verduras que compre sean de temporada, y segundo, que las pele o les quite las capas externas. Porque si nos tenemos que fiar de los controles de seguridad... Puede leer el artículo completo en formato PDF Para poder leer el artículo completo en formato PDF necesita instalar previamente el programa gratuito Acrobat Reader Si tiene dificultades para leer los artículos en formato PDF, consulte nuestra sección de Ayuda !Importante! Para poder leer los artículos más recientes (desde septiembre de 2004) necesitará al menos la versin 5.0 de Acrobat Reader. Si ha instalado Microsoft Service Pack 2, es posible que tenga problemas para abrir los ficheros PDF de los artículos: consulte el punto 7 de nuestra sección de Ayuda. Volver a edición | Versión PDF | Ayuda Envíe a un amigo IMPRIMIR Resumen Artículo > Retardantes de llama 058 Febrero 2005 > Problemas medioambientales: a quiénreclamar Dy D 086 Enero 2005 > Cambio climático 287 Noviembre 2004 > Medio ambiente y salud, en 10 preguntas 056 Octubre 2004 > Puntos limpios 286 Octubre 2004 > Contaminación por plomo 053 Abril 2004 > El consumo deja huella 280 Marzo 2004 > Reciclar plástico 278 Enero 2004 > Contaminación por nitratos 049 Agosto 2003 > Incineración de residuos urbanos 048 Junio 2003 > Las ondas electromagnéticas 047 Abril 2003 > Limpieza en seco 046 Febrero 2003 > Contaminación doméstica 044 Octubre 2002 > Limpiadores, detergentes y medio ambiente 264 Octubre 2002 > Malos olores 043 Agosto 2002 > 15 de marzo, Día Mundial de los Consumidores 258 Marzo 2002 > Pesticidas en los alimentos 258 Marzo 2002 > Contaminación del tráfico rodado 040 Febrero 2002 > Efectividad de las depuradoras 254 Noviembre 2001 > El gas radón en las viviendas 038 Octubre 2001 > Ondas electromagnéticas, equipos manos libres y GSM 252 Septiembre 2001 > Depuración de aguas residuales 250 Junio 2001 > El efecto invernadero 036 Junio 2001 > Las mallas de las frutas y verduras 242 Octubre 2000 > Contaminación y ozono 030 Junio 2000 > Contaminación por benceno 233 Enero 2000 > Árboles contra la tristeza (01.01.2002) > El amianto, prohibido (03.06.2002) > Insecticidas: modo de empleo (01.09.2001) > La Malos olores ambientales: un problema con solución (01.08.2002) > Ondas electromagnéticas: la OCU considera que el ciudadano puede estar tranquilo (31.03.2003) > Urge prestar atención al problema de los nitratos (30.07.2003) > Retardantes de llama: la OCU advierte sobre la presencia de sustancias tóxicas en los hogares (31.01.2005) > Verduras con demasiados pesticidas (01.03.2002) > Cuidado con el incienso (01.08.2002) > Puntos Limpios (27.09.2004) Información de OCU |Aviso legal |Nuestra política de privacidad Optimizado para Internet Explorer 5, Netscape 6 (PC) y Netscape 7 (Mac) Verduras con demasiados pesticidas 01.03.2002 En algunas frutas y verduras permanecen restos de pesticidas, en cantidades que podrían llegar a ser preocupantes si los ingieren habitualmente para niños pequeños. El estudio de OCU no encontró residuos de plaguicidas en productos de gran consumo como la leche UHT, pescado (salmón), huevos, patatas y pan; y tampoco en las leches infantiles, pero sí detectó restos en algunas muestras de arroz, pimientos, lechugas y uva. Además, en algunos casos se trataba de cantidades notables, que harían que, por ejemplo, que un niño de 15 kg de peso que comiera 200 g de arroz, 100 g de pimientos, 100 g de lechuga y 100 g de uva, superase el 170% de la Ingesta Diaria Admisible (IDA) de un pesticida, el dicofol, que si bien tiene una moderada toxicidad, tiende a acumularse en el organismo. En un adulto, sin embargo, este mismo menú supondría sólo el 40% de la IDA de dicofol. Este ejemplo nos sirve para demostrar que la estimación de los límites máximos de residuos actuales garantizan la seguridad de un alimento cuando lo consume un adulto, pero no tiene en cuenta las dietas completas ni los individuos más susceptibles, como son los niños. No se trata de una cuestión de riesgo inmediato, y desde luego no se debe dejar de consumir productos frescos, pero sí hay que tener la precaución de comprar las frutas y verduras de temporada, y antes de consumirlas, pelarlas o quitar las capas externas. IFIC.org > En Español > Publicaciones > Informes IFIC > Los pesticidas y la seguridad de los alimentos Los pesticidas y la seguridad de los alimentos enero de 1995 Los consumidores exigen alimentos seguros y además esperan que sean nutritivos, fáciles de almacenar, fáciles de preparar y estar disponibles durante todo el año a precios económicos. Los Estados Unidos pueden jactarse de poder satisfacer estas demandas desde hace mucho tiempo, ya que cuenta con un sistema de alimentos y fibras altamente productivo que es envidiado en el mundo entero (1). La familia estadounidense promedio gasta sólo 10% de sus ingresos en alimentos, menos que los habitantes de cualquier otro país (2, 3). De hecho, el porcentaje de ingresos que se gasta en compras de alimentos ha disminuido casi 50% desde principios del siglo XX. En 1994, una familia gastaba en el almacén aproximadamente US $79 por semana (4). Este abastecimiento de alimentos variado y económico sin duda ha contribuido a mejorar la salud y la longevidad de los estadounidenses. Mientras que a principios del siglo XX la expectativa promedio de vida era de 50 años, en la actualidad los estadounidenses alcanzan a vivir casi 80 años (5). Según la Academia Nacional de Ciencias (NAS), dichas mejoras en la salud pública también pueden atribuirse parcialmente a los pesticidas (6). Los pesticidas han aumentado los rendimientos de los cultivos y disponibilidad y precios de las frutas y verduras durante todo el año. La Guía de la Alimentación para los Estadounidenses, que publica el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS) promueve el consumo de una amplia variedad de granos, frutas y verduras para conformar una dieta saludable. En esta edición del Informe IFIC analizaremos con profundidad los productos agroquímicos, las leyes y regulaciones de seguridad alimentaria pertinentes, la supervisión de los pesticidas en los alimentos, las actitudes de los consumidores y la gestión integrada de las plagas. Definiciones y usos El término “pesticidas” se refiere a una amplia clase de productos químicos para la protección de los cultivos: insecticidas que se usan para controlar a los insectos, rodenticidas que se usan para controlar a los roedores, herbicidas que se usan para controlar a las malezas y fungicidas que se usan para controlar a los hongos y el moho. Los herbicidas son los productos químicos que más se usan en la agricultura (6). Los pesticidas ayudan a controlar cientos de especies de malezas, más de un millón de especies de insectos dañinos y aproximadamente 1500 enfermedades que afectan a las plantas (7). El problema que representa controlar las plagas varía a lo largo y a lo ancho del país sobre la base del clima, los tipos de suelos y muchas otras condiciones. Como resultado, el control químico de las plagas se ha ganado un sitio de privilegio en la agricultura moderna y mucho contribuye al aumento de los rendimientos de los cultivos que se fueron registrando en las últimas décadas en campos de frutas y verduras (8). Gracias al uso de los pesticidas, los agricultores pueden producir ciertos cultivos de manera rentable en tierras que de otra manera serían no aptas, pueden ampliar las temporadas de cultivo, mantener la calidad de los productos y aumentar la vida de estante (9). Algunos de los pesticidas que se utilizan en la actualidad son productos químicos que ocurren naturalmente como el azufre. Ciertas plantas también producen niveles bajos de pesticidas naturales que les sirven para autoprotegerse contra los insectos y otras invasiones (10). Los agricultores usan productos químicos naturales y sintéticos según sus necesidades para controlar las malezas, los insectos y las enfermedades. El uso de productos químicos representa un costo significativo de la producción agrícola. Por lo tanto, los agricultores tienen un incentivo para aplicar menos cantidad de pesticidas y más planificada. Los agricultores no usan pesticidas a menos que sepan que los beneficios potenciales—como mejor calidad, aumento de producción, mejor cosecha y prevención de pérdidas—superen a los costos de aplicación (10, 11). La ley exige a los que usan y a los que aplican pesticidas a cumplir con las instrucciones de uso del fabricante. Ciertos pesticidas pueden ser aplicados legalmente sólo por personas certificadas y matriculadas, los cuales están sujetos pago de multas o a la pérdida de sus licencias si no cumplen con las instrucciones de la etiqueta (11). Además de usarse en la producción de alimentos y fibras, los pesticidas ofrecen una cantidad de usos benéficiosos. Los consumidores los utilizan en el hogar o en el jardín para controlar las plagas de termitas y cucarachas, limpiar el moho de las cortinas de baño, destruir las malezas que crecen en el pasto, aniquilar las pulgas de las mascotas y desinfectar el agua de las piscinas. Los pesticidas también se utilizan en hospitales, hoteles, restaurantes y hogares para destruir bacterias, hongos y gérmenes (7). Tolerancias a los pesticidas El registro y uso de los pesticidas está regido por la Ley Federal de Insecticidas, Fungicidas y Rodenticidas (FIFRA) y por la Ley Federal de Alimentos, Drogas y Cosméticos (FFDCA). Conforme a lo que se estipula en la ley FIFRA, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) es la encargada de determinar si un pesticida puede registrarse o aprobarse para su uso en los Estados Unidos (8). Por cada producto químico aprobado para su uso en un cultivo en particular, la EPA establece una tolerancia. Se denomina tolerancia al nivel máximo de residuos de pesticidas que está permitido legalmente y puede aparecer en un alimento, alimento para animales o componente alimenticio (10). Las tolerancias se basan sobre estudios que realiza el fabricante del producto químico en los cuales el producto se utiliza en diferentes sitios, en índices máximos y con la máxima cantidad de aplicaciones que se permiten por año, y los intervalos más cortos entre la última aplicación y la cosecha. El nivel de tolerancia se fija en el nivel de residuo máximo superior observado al finalizar los estudios (12). Para establecer la tolerancia de los productos agrícolas crudos, la ley FIFRA permite que la Agencia EPA tome en cuenta los riesgos y los beneficios que se podrían obtener si es que se usa el pesticida. Las pruebas deben ser realizadas por el fabricante para determinar si un pesticida tiene el potencial de causar efectos adversos en los seres humanos, la vida silvestre, los peces o las plantas, sobre todo las especies en peligro de extinción (13). Se pueden requerir más de 140 estudios diferentes sobre la toxicología, los residuos que quedan en los cultivos y los efectos ambientales de los productos químicos (7). En razón de que el desarrollo de un nuevo pesticida puede costar tanto como US$ 70 millones y requerir años de investigaciones, en contadas oportunidades los fabricantes asumen este gasto a menos que el nuevo producto químico pueda ser registrado para un cultivo importante, como ser el maíz, el trigo o la soja (9). Antes de registrar un producto químico, la agencia EPA también examina cuidadosamente las investigaciones sobre su potencial para causar cáncer, defectos en el nacimiento, trastornos reproductivos, efectos neurológicos u otros efectos negativos en la salud (14). Usando una base de datos computarizada que se conoce como el Sistema de Evaluación de Riesgo Dietético (DRES), la agencia combina datos de consumo de alimentos con datos de residuos de pesticidas para estimar la posible exposición en la dieta de la población a un pesticida en particular (6, 14). El sistema DRES analiza datos de 22 subgrupos de población entre los que se incluye a los bebés recién nacidos, niños y otros grupos etarios, diferentes grupos étnicos y poblaciones regionales. La EPA también calcula una exposición acumulativa durante toda la vida que integra los índices de exposición experimentados desde la infancia y la niñez, hasta los 70 años de edad. Si los riesgos se ubican en un nivel inaceptable, la EPA ya no registrará al pesticida o bien requerirá acciones para reducir los riesgos. Debido a que una gran cantidad de personas comen alimentos crudos o parcialmente cocidos, se establecen tolerancias para los alimentos crudos. Sin embargo, durante el proceso de registro, la agencia EPA también examina datos sobre los efectos de procesar los residuos de pesticidas. La mayoría de los pesticidas comienzan a descomponerse con la exposición a la luz solar, a la lluvia y a otros elementos rápidamente después de que se los aplica, y por lo general se ubican por debajo de los niveles de tolerancia antes de abandonar la granja (11, 15). En la mayoría de los casos, los métodos de procesamiento de alimentos como el lavado, el enlatado, congelado y secado ayudan a disminuir los niveles de rastros de residuos de pesticidas en los alimentos que se consumen. Los residuos que permanecen en la superficie de los productos frescos se reducen aún más con el lavado, el pelado u otros métodos de preparación hogareña. Supervisión de los residuos de pesticidas Conforme a lo que se estipula en la ley FFDCA, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos comparten la responsabilidad de supervisión de los niveles de residuos de pesticidas en los alimentos. La FDA exige el cumplimiento de las niveles de tolerancia de los pesticidas a todos los alimentos producidos dentro del país y que intervienen en el comercio interestatal y a los alimentos importados, con la excepción de la carne vacuna, la carne de ave y algunos productos derivados de los huevos, que son supervisados exclusivamente por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (16). Muchos estados con cultivos intensivos, como California y Florida, también aplican amplios programas de supervisión de residuos de pesticidas. La FDA aplica tres enfoques a la supervisión de residuos de pesticidas: 1) supervisión de incidencia/nivel, 2) supervisión regulatoria, y 3) Estudio Total de la dieta (16). La supervisión de la incidencia/nivel se realiza principalmente para obtener información sobre materias primas, pesticidas específicos o una combinación de ambos. Se recolectan muestras en los centros de empaque, establecimientos mayoristas o en otros sitios que estén lo más cerca posibles al punto de producción en la cadena de los alimentos. La supervisión regulatoria es realizada por la EPA para hacer cumplir los niveles de tolerancia. Si las pruebas confirman que algún alimento contiene residuos de pesticidas que exceden el nivel de tolerancia o residuos para los que no se han establecido tolerancias, la FDA puede confiscar el cargamento, impedir otros cargamentos, retirar los productos de la venta e iniciar acciones penales. El Estudio Total de la Dieta proporciona estimaciones sobre la ingesta de residuos de pesticidas en los alimentos que se consumen o preparan. En 1993, el programa de supervisión regulatoria de la FDA analizó 12,751 muestras de alimentos producidos en el país y alimentos importados de 107 países, 12, 166 fueron muestras de supervisión, es decir, no existían conocimientos previos de que un embarque de alimentos en particular contenía residuos de pesticidas ilegales (16). No se hallaron residuos de pesticidas en 64% de los 5,703 muestras de supervisión de productos del país, 34% tenía residuos detectables por debajo de las tolerancias, menos de 1% tenía residuos que excedían las tolerancias de la EPA y 1% tenía residuos que no tenían una tolerancia establecida para ese pesticida o materia prima en particular. De las 6,463 muestras de supervisión de productos importados, 69% no tenía residuos detectables, 27% tenía residuos detectables por debajo de las tolerancias, menos del 1% tenía residuos que excedían las tolerancias y 3% tenían residuos que no tenían una tolerancia establecida. En el Estudio Total de la Dieta de la FDA, los alimentos se recolectan cuatro veces al año, una vez de cada una de las cuatro regiones geográficas de los Estados Unidos (16,17). Los niveles de residuos de pesticidas hallados, en combinación con los datos de consumo de alimentos se usan para estimar la ingesta dietética estimada, de residuos de pesticidas correspondiente a ocho diferentes grupos de edad/sexo. Posteriormente, las ingestas dietéticas estimadas se comparan con un estándar de seguridad que se conoce como Dosis de Referencia (RfD) que es fijado por la EPA o con otros estándares de seguridad que fijan los cuerpos internacionales. La dosis RfD es la cantidad de productos químicos que de ingerirse durante toda la vida, no se espera que causen efectos adversos en la salud en ningún subgrupo poblacional (10). Esta basado en la dosis máxima de producto químico que se puede exponer a los animales de prueba sin que se produzcan efectos biológicos observables. Esta dosis máxima, también conocida como el nivel de efecto no observable (NOELL) se divide posteriormente por un factor de 100 para proporcionar un margen adicional de seguridad para los seres humanos. Este factor de seguridad toma en cuenta las variantes individuales de susceptibilidad a las sustancias tóxicas y las diferencias de especies que existen entre los seres humanos y los animales de laboratorio. Cada colección de muestras del Estudio Total de la Dieta desde 1987 a 1993 contenía más de 200 artículos representativos de aproximadamente 5000 alimentos diferentes que se consumen en los Estados Unidos, entre los que se incluyen alimentos frescos, congelados o empacados, vinos y comidas rápidas (16). Cada artículo fue analizado en busca de unos 200 residuos de pesticidas diferentes. Los hallazgos de los informes de los últimos siete años continúan demostrando que los niveles de residuos de pesticidas en los alimentos están  bien debajo de las tolerancias de la EPA y que no representan una amenaza a la salud pública. Los residuos de pesticidas en perspectiva Los residuos de los pesticidas en los alimentos y en el agua se expresan en partes por millón (ppm), partes por billón (ppb), o partes por trillón (ppt). Las comparaciones que se listan a continuación quizás ayuden a poner estas cantidades en perspectiva (37). 1 ppm = 1 gramo (g) de residuo en 1,000,000 g de alimento; 1 pulgada en 16 millas, 1 minuto en 2 años, 1 centavo en $10,000; o 1 panqueque en una pila de 4 millas de alto. 1 ppb = 1 g de residuo en 1,000,000,000 g de alimentos; 1 pulgada en 16,000 millas; 1 segundo en 32 años; o 1 centavo en $10 millones. 1 ppt = 1 g de residuo en 1,000,000,000,000 g de alimentos; 1 pulgada en 16 millones de millas; 1 segundo en 32,000 años; 1 pie cuadrado de un piso del tamaño del estado de Indiana. Los pesticidas y los niños A fines de la década del 80, comenzaron a surgir preguntas sobre la seguridad de los pesticidas en las dietas de bebés recién nacidos y niños. Basándose sobre datos extraídos del Estudio Total de la Dieta hasta 1991, la FDA realizó análisis especiales de residuos de pesticidas en los alimentos para bebés y alimentos para adultos consumidos por bebés y niños (17). Se estudió un total de 33 diferentes tipos de alimentos para bebés, con inclusión de cereales, una combinación de comidas a base de carne vacuna y carne de ave, postres, frutas y jugos de frutas, verduras y fórmulas para bebés. Prácticamente todos los hallazgos se ubicaban por debajo de las tolerancias de la EPA para cada combinación de materia prima/pesticida estudiada. A pedido del Congreso, la Academia Nacional de Ciencias en 1988 creó una comisión para el estudio de las cuestiones de política científica que se relacionaban con los pesticidas y las dietas de los niños. Especialistas en pediatría, toxicología, reproducción, ciencia de los alimentos, nutrición, estadística y epidemiología estudiaron la evidencia durante cinco años. En 1993, la comisión de la Academia Nacional de Ciencias llegó a la conclusión de que pese a que el abastecimiento de alimentos en los Estados Unidos es seguro, se necesitan ciertas mejoras regulatorias que tomen en cuenta las diferencias entre los niños y los adultos, circunstancias que podrían afectar los riesgos de salud a los que están expuestos en razón de los pesticidas (6). En particular, se necesita contar con mejores datos sobre los esquemas dietéticos de los niños y análisis e informes más uniformes de los residuos de pesticidas en los alimentos que se consumen. La EPA está trabajando para implementar éstas y otras recomendaciones de la Academia Nacional de las Ciencias. Como respuesta a los hallazgos de la Academia Nacional de las Ciencias, la Academia de Pediatría de los Estados Unidos (AAP), reafirmó su posición con relación a que “Los riesgos de los pesticidas en la dieta son remotos, a largo plazo y teóricos, y no es necesario que los padres se preocupen”. Los riesgos de experimentar alguna enfermedad crónica importante a los que pueden estar expuestos los niños durante el transcurso de su vida por consumir la típica dieta estadounidense superan en mucho los riesgos teóricos que se asocian con los residuos de pesticidas.” (18). Tanto la AAP como la Asociación Médica de los Estados Unidos (AMA), la Sociedad del Cáncer de los Estados Unidos, la Asociación Dietética de los Estados Unidos, el Instituto de Tecnólogos de la Alimentación, el Instituto de Nutrición y la Sociedad de Nutrición Clínica de los Estados Unidos aconsejan a los padres a alimentar a sus niños con mayor cantidad y variedad de frutas y verduras (19). La cláusula Delaney La Cláusula Delaney se incluyó como enmienda a la ley FFDCA en 1958 y prohíbe la incorporación en los alimentos de aditivos que hayan demostrado inducir cáncer en los animales de laboratorio. Conforme a la ley FIFRA, los pesticidas obtienen sus valores de tolerancia en materias primas agrícolas crudas si es que sus beneficios superan a los riesgos. Sin embargo, de acuerdo con la Cláusula Delaney, si algún pesticida nuevo se concentra en los alimentos procesados y se detecta que causa cáncer a cualquier nivel, no se permite. Por consiguiente, la tarea de fijación de valores de tolerancia de la EPA es complicada por las diferencias que existen entre las leyes FIFRA y FFDCA (8). Se puede denegar el registro de un producto químico nuevo si es que se descubre que causa cáncer a cualquier nivel en animales, aunque la EPA esté convencida de que sus riesgos son menores que sus beneficios (8). Pese a que originariamente su intención fue proporcionar más protección frente a las sustancias que causan cáncer, la Academia Nacional de las Ciencias llegó a la conclusión en 1987 que la Cláusula Delaney en realidad podría aumentar los riesgos de cáncer en los seres humanos porque impedía el desarrollo y el registro de pesticidas menos peligrosos que podrían reemplazar a otros productos químicos más antiguos. Los pesticidas nuevos son sometidos a exigentes pruebas de seguridad usando modernos equipos de análisis que permiten la detección de residuos en cantidades tan bajas como partes por trillón. La Academia Nacional de las Ciencias, la EPA y la FDA y la mayoría de los expertos científicos han recomendado la actualización de la Cláusula Delaney para que se comience a considerar un estándar de riesgo poco importante (8). Básicamente, ser un estándar de riesgo poco importante aplicable a los pesticidas significa que la probabilidad de que los seres humanos desarrollen cáncer por consumir frutas y verduras tratadas con pesticidas es tan baja que se considera poco importante o inexistente. Sin embargo, la cuestión es el cómo se define el riesgo poco importante. El debate se centra en dos puntos: 1) debería ser el Congreso el encargado de definir el riesgo poco importante y, 2) cuánta discreción se debería de dar a las agencias regulatorias para determinar la evaluación de riesgo. El Congreso ha estado debatiendo esta cuestión durante muchos años. Actitudes de los consumidores De acuerdo con una encuesta de consumidores del Instituto de Comercialización de Alimentos (FMI) de 1994, 7 de cada 10 compradores confían casi completamente en la seguridad del abastecimiento de alimentos (4). Cuando se les preguntó qué opinaban sobre las amenazas a la seguridad de los alimentos, los consumidores mencionaron  la descomposición de los alimentos como la principal causa de preocupación. Aunque los pesticidas no figuran al tope de la lista de preocupaciones de los consumidores, igualmente los toman en cuenta. Cuando se les preguntó específicamente sobre los residuos de pesticidas, 72% de los encuestados mencionaron que lo consideran una amenaza muy importante para la salud. Este hallazgo supera a las preocupaciones sobre los antibióticos y las hormonas, los nitritos, los alimentos irradiados y los aditivos de alimentos. Otras encuestas muestran que los estadounidenses reducirán su consumo de frutas y verduras cuando las cuestiones relacionadas con los pesticidas destruyan la confianza que tienen en la seguridad alimentaria (12, 20). ¿Por qué las actitudes de los consumidores con respecto a los pesticidas y a otros riesgos de la salud difieren de las de las autoridades sanitarias? Según el Consejo Nacional de Investigación, los expertos basan su determinación de la gravedad de un riesgo sobre las evaluaciones cuantitativas de riesgo o probabilidades numéricas (21). Las percepciones de riesgo de los consumidores tienden a basarse sobre los atributos cualitativos de los riesgos tales como si el riesgo era conocido o no previamente, si era voluntario o involuntario, controlable o incontrolable. Un informe de 1989 preparado por el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC) fue la gota que derramó el vaso en la crisis de la confianza de los consumidores con la seguridad de los alimentos en los Estados Unidos (20). El Consejo NRDC declaró que el Alar, un regulador del crecimiento que se utiliza principalmente en las manzanas, era un agente potente causante de cáncer. Pese a que los expertos del gobierno y especialistas en salud disputaron las denuncias del consejo NRDC, la inseguridad pública con relación a las manzanas continuó durante muchos meses y las ventas de manzanas cayeron drásticamente. Para los consumidores, el Alar representó un riesgo involuntario, incontrolable e invisible con supuestas consecuencias graves para la salud. Tiempo después, el pesticida fue retirado voluntariamente del mercado por su fabricante. Después de realizarse nuevos exámenes, la EPA llegó a la conclusión muchos años después que los riesgos asociados con el Alar habían sido exagerados (22). Con menos de dos millones de familias estadounidenses involucradas activamente en la agricultura, muchos consumidores han perdido el contacto con las complejidades de la cadena alimenticia. Como consecuencia, ya no están familiarizados con las técnicas agrícolas y no pueden saber lo peligrosos que pueden ser las plagas, las malezas y los insectos que devastan plantaciones íntegras. Más aún, la información que publican los medios sobre los pesticidas puede no ser correcta, puede ser confusa o incompleta. Muchos periodistas carecen de suficiente comprensión de la agricultura o de los métodos científicos como para analizar críticamente los nuevos informes (23, 24). Son pocas las ocasiones en que los riesgos relacionados con el cáncer adquieren la perspectiva apropiada. La evidencia que se cita con más frecuencia, es que los pesticidas representan un riesgo significativo que proviene de malas interpretaciones de los estudios de toxicidad en animales (11). Son estudios que demuestran que aproximadamente 20% de los pesticidas pueden causar cáncer cuando se suministra diario en grandes cantidades a los animales de laboratorio durante toda la vida. Muchas de las preocupaciones que vinculan a los pesticidas con el cáncer, por ejemplo, surgen de los resultados adversos en los que se prueban altas dosis de pesticidas en ratas y ratones de laboratorio. Según la AMA, no existen evidencias científicas que respalden la existencia de vínculos entre la adecuada aplicación de los pesticidas y cualquier efecto adverso para la salud de los seres humanos (25, 26). Más aún, la epidemiología humana no respalda la hipótesis de que el cáncer u otras enfermedades de los seres humanos se relacionen con los pesticidas que aparecen como residuos en los alimentos (11, 27) Pese a que la mayoría de los residuos de pesticidas están por debajo de los niveles de tolerancia antes de abandonar el establecimiento agrícola, los consumidores pueden adoptar otras medidas para reducir aún más su posible exposición a cualquier residuo remanente en las frutas y verduras. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la FDA y la Asociación Dietética de los Estados Unidos recomiendan lavar los productos frescos con agua potable antes de servirlos. Esto ayuda a remover microorganismos, suciedad y cualquier residuo de pesticida que pudiera haber quedado en el producto fresco. Los consumidores también deberían pelar y botar las hojas externas, cáscaras o cortezas y cepillar las verduras más duras como las papas y zanahorias, si es que desean comer sus cáscaras ricas en fibra. Factores cualitativos que afectan la percepción y la evaluación de los riesgos A continuación se mencionan algunos factores cualitativos que afectan las percepciones y evaluaciones de los consumidores sobre varios riesgos a la salud (39). Condición relacionada con aumento de la preocupación Condición relacionada con disminución de la preocupación No familiar  Familiar Mecanismos o procesos que no se comprenden Mecanismos o procesos que se comprenden a la perfección No se pueden controlar personalmente Se pueden controlar personalmente Exposición involuntaria Exposición voluntaria Representa un riesgo para las poblaciones vulnerables o generaciones futuras No representa un riesgo para las poblaciones vulnerables o generaciones futuras Beneficios poco claros Beneficios claros Efectos irreversibles Efectos reversibles Causados por acciones o inacciones humanas Causados por las fuerzas de la naturaleza Distribución poco equitativa de riesgos / beneficios Distribución equitativa de riesgos / beneficios ¿Cómo se calculan los riesgos? Riesgo = exposición x toxicidad El riesgo de daño derivado de un producto químico depende del nivel de exposición y de la toxicidad del producto (10). Por lo tanto, para cuantificar los riesgos potenciales del consumo de cantidades diminutas de los residuos de productos químicos en los alimentos, los científicos toman en cuenta la toxicidad del producto en cuestión, el contenido de residuos de los alimentos y la cantidad de tales alimentos que son consumidos por los subgrupos de la población. Los subgrupos de la población tales como recién nacidos, niños, mujeres, mujeres en edad de procrear y otros subgrupos étnicos pueden tomarse en cuenta a la hora de evaluar los riesgos, además de considerar el total de la población. Los grupos que se consideren dependerán de las características toxicológicas de un producto químico en particular. También se realizan evaluaciones de riesgo que toman en cuenta las variaciones regionales y estacionales. Exposición = concentración del residuo en el alimento x cantidad de alimento consumida La exposición potencial a un producto químico en un alimento específico se puede evaluar multiplicando las concentraciones de residuos en el alimento por la cantidad de alimento que consume cada persona de la población. Esta exposición se expresa en miligramos de residuo por kilogramo de peso corporal por día (mg/kg peso/día). La exposición potencial dietética a un producto químico se evalúa sumando las ingestas de residuos de todos los alimentos. Las diferentes suposiciones respecto a las concentraciones de residuos en el alimento se pueden usar para evaluar la exposición. El peor escenario puede calcularse usando los niveles de tolerancia para los pesticidas en el alimento. Esta evaluación de exposición es la contribución teórica máxima del residuo. La exposición también se puede calcular usando los niveles anticipados de residuos (10, 12). Administración integrada de plagas (IPM) Las preocupaciones sobre la protección del medio ambiente y de los trabajadores condujo a nuevos enfoques para reducir la confianza en los pesticidas en el cultivo de alimentos y fibra. Un enfoque líder, la Administración Integrada de Plagas (IPM), se centra en el uso cuidadosamente administrado de un conjunto de tácticas para el control de plagas, entre las que se incluyen métodos biológicos, culturales y químicos que resulten apropiados, para lograr los mejores resultados con el menor daño al medio ambiente (26, 28). Algunos ejemplos de métodos IPM son el cultivo de variedades de plantas resistentes a las plagas, ajustar los tiempos de plantación para evitar las manifestaciones de plagas, usar insectos benéficos o predadores como las mariquitas y las avispas parasitoides para controlar a los pulgones que destruyen los cultivos, establecimiento de trampas con feromonas para interrumpir los ciclos de reproducción de los insectos y destrucción de las áreas de anidación de las plagas arando por debajo de los cultivos ya cosechados o diseminando desechos de hojas sobre los suelos de las huertas (29). Cuando se usan pesticidas en cualquier programa de Administración Integrada de Plagas (IPM), esta por lo general es sólo una medida de rutina para explorar el terreno en busca de plagas. La fumigación con productos químicos sólo se realiza cuando las mencionadas plagas alcanzan niveles de umbral predeterminados, y no se realiza de acuerdo con un programa regular (29-31). Pese a que el concepto de Administración Integrada de Plagas tiene sus raíces en la década del 50, recientemente comenzó a adquirir un renovado interés. Muchos de los principales fabricantes de alimentos del país están trabajando junto con los agricultores para investigar y desarrollar nuevas estrategias de IPM (11, 19). Las compañías consideran que el programa IPM es una oportunidad para reducir los riesgos que representan los productos químicos para los trabajadores agrícolas, y al mismo tiempo mejorar la confianza en la seguridad de los alimentos. Las estimaciones del uso de IPM en los más importantes cultivos de frutas, verduras y cereales oscilan de 15 a 50% en función de los principios de operación IPM que se usen (30, 31). En 1993, el Servicio de Extensión del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos asignó US$ 8,5 millones a 50 estados y seis territorios que aplicaban proyectos de IPM en los que trabajaban 750 empleados de tiempo completo. En septiembre de 1993, el Gobierno de Clinton anunció una meta nacional para que 75% de todos los establecimientos agrícolas usaran técnicas IPM antes del 2000 (28). Al establecer esta meta, el Gobierno reconoció que los planes de IPM son un valioso componente de los sistemas de producción agrícola sustentable que les permite continuar siendo rentables. Las agencias gubernamentales han aunado fuerzas con varios grupos de materias primas para desarrollar programas cooperativos y lograr la meta del Gobierno (32). En algunas áreas, los agricultores ya superaron las metas. Por ejemplo, más de 90 por ciento de los productores de manzanas Washington usan algunos métodos de IPM para controlar a las plagas y enfermedades (33). En California, donde se producen la mayoría de las materias primas agrícolas de los Estados Unidos, muchos agricultores han adoptado técnicas de IPM, lo que produjo importantes reducciones en el uso de pesticidas (9). Cientos de proyectos de investigación de IPM se han financiado a través del Programa Estatal IPM de California desde 1980, año de su establecimiento. Un elemento clave en la adopción de las técnicas IPM de los agricultores es la rentabilidad. Un estudio de 49 evaluaciones económicas de programas IPM en cultivos de algodón, soja, verduras, frutas, maní, tabaco, maíz y alfalfa llegó a la conclusión de que el uso de los pesticidas disminuyó para siete de las ocho materias primas después de que se implementaron técnicas de IPM (34). Además, los rendimientos aumentaron en seis de las siete materias primas, y los rendimientos netos aumentaron en las siete materias primas en las que se midieron los cambios. Mucho se ha escrito sobre los beneficios potenciales de la biotecnología en los programas de administración integral de las plagas. La biotecnología permite a los investigadores seleccionar un rasgo genético específico de una planta u otro organismo y mudarlo al código genético de otra planta (35). Después de mudar el rasgo, la nueva planta modificada exhibe una característica específica y no la alteración aleatoria que sucede cuando se utilizan técnicas de cruzamiento tradicionales. Los potenciales beneficiosos al medio ambiente que podría tener la biotecnología en la administración integral de las plagas en todo el mundo son muy significativos. Por ejemplo, se puede usar la biotecnología para modificar los cultivos y protegerlos contra los insectos, en vez de confiar solamente en la aplicación superficial de pesticidas. Los cultivos que sean naturalmente resistentes a los virus pueden reducir la necesidad de uso de insecticidas para controlar a los áfidos que propagan tales virus, y de esa manera reducir los riesgos que se derivan de los pesticidas a los trabajadores y medio ambiente. Se deben realizar muchas más investigaciones para identificar cuáles son las técnicas IPM que se adaptan a los diferentes cultivos, climas, condiciones del suelo y aparición de plagas y malezas (30, 31). Hasta el momento, la mayoría de las técnicas IPM se han desarrollado para controlar a los insectos y a las enfermedades de las plantas. Los científicos que estudian las malezas necesitan más información sobre la biología y ecología del control alternativo de malezas para desarrollar aún más técnicas de IPM que se adapten a sus necesidades (36). A medida que se vayan conociendo los resultados de nuevas investigaciones, los agricultores deberán capacitarse para adaptar los hallazgos a sus cultivos y establecimientos agrícolas específicos. Las toxinas naturales Las sustancias que son capaces de causar cáncer están virtualmente en cualquier sitio, incluso en los compuestos naturales. La FDA estima que la ingesta de carcinógenos derivados de los residuos de pesticidas artificiales es extremadamente baja si se la compara con los residuos carcinogénicos que las plantas producen naturalmente. En opinión de Bruce Ames, profesor de biología molecular y bioquímica de la Universidad de California, más de 99,99% de los pesticidas que ingieren los estadounidenses son “pesticidas de la naturaleza” o “toxinas naturales” (11, 24, 38). Los estadounidenses ingieren en su dieta por lo menos 10,000 veces más pesticidas naturales que residuos de pesticidas artificiales. Las toxinas naturales están presentes en todas las plantas y productos alimenticios como las habas, lechuga, jugo de manzana, vino, pimienta negra, espinaca, mantequilla de maní y muchos otros. De todas las toxinas naturales conocidas, que se concentran en partes por mil y no en las partes por billón de los pesticidas artificiales, ninguna ha demostrado causar cáncer (24, 38). Resumen El uso de productos químicos y su relación con la seguridad alimentaria continuará siendo una cuestión compleja. Algunos estudios han demostrado que los pesticidas pueden afectar las capas de agua subterránea, la vida silvestre y a los agricultores si es que los productos químicos no se utilizan de acuerdo con lo que se establece en las leyes. Pero, el futuro parece prometedor ya que los científicos, los investigadores y los funcionarios gubernamentales y fabricantes no dejan de buscar nuevos métodos para mejorar las técnicas agrícolas y reducir los riesgos que se relacionan con los pesticidas. En la actualidad, los consumidores pueden elegir con confianza una variedad abundante y segura de alimentos. Referencias 1) National Academy of Sciences, National Research Council. Sustainable Agriculture Research and Education in the Field. National Academy Press, Washington, D.C., 1991. 2) Council for Agricultural Science and Technology. Pesticides—Minor Uses/Major Issues. Ames, IA, 1992. 3) Korb, P. and Cochrane, N. World Food Expenditures. National Food Review, 12(4):26, 1989. 4) Food Marketing Institute. Trends in the United States—Consumer Attitudes and the Supermarket. Washington, D.C., 1994. 5) United States Department of Health and Human Services, National Center for Health Statistics. Health United States 1992 and Healthy People 2000 Review. U.S. Government Printing Office, Washington, D.C., 1992. 6) National Academy of Sciences, National Research Council. Pesticides in the Diets of Infants and Children. National Academy Press, Washington, D.C., 1993. 7) National Agricultural Chemicals Association. From Lab to Label—The Research, Testing, and Registration of Agricultural Chemicals. Washington, D.C., 1993. 8) National Academy of Sciences, National Research Council Board on Agriculture. Regulating Pesticides in Foods—The Delaney Paradox. National Academy Press, Washington, D.C., 1987. 9) University of California Division of Agriculture and Natural Resources. Beyond Pesticides—Biological Approaches to Pest Management in California. Agriculture and Natural Resources Publications, Oakland, CA, 1992. 10) Chaisson, C.F., Petersen, B., and Douglass, J.S. Pesticides in Food, A Guide for Professionals. American Dietetic Association, Chicago, IL, 1991. 11) Hotchkiss, J.H. Pesticide residue controls to ensure food safety. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 31(3):191-203, 1992. 12) California Agriculture, 48(1):6-35, January/February 1994. 13) United States Environmental Protection Agency: Prevention, Pesticides, and Toxic Substances. EPA's Pesticide Programs. Washington, D.C., May 1991. 14) United States Environmental Protection Agency: Prevention, Pesticides and Toxic Substances. For Your Information: Protecting The Public From Pesticide Residues in Food. Washington, D.C., March 1993. 15) Elkins, E.R. Effect of commercial processing on pesticide residues in selected fruits and vegetables. Journal of the Association of Official Analytical Chemists, 72(3):533, 1989. 16) Food and Drug Administration Pesticide Program. Residue Monitoring—1993. Washington, D.C., 1994. 17) Yess, N.J., Gunderson, E.L., and Roy, R.R. Chemical contaminants monitoring: U.S. Food and Drug Administration monitoring of pesticide residues in infant and adult foods eaten by infants/children. Journal of the Association of Official Analytical Chemists International, 76(3):492-507, 1993. 18) American Academy of Pediatrics. Pesticide residue in the diet of children. (RE9153). 19) Natchipolsky, M., Caldwell, D., and Auld, E. Parents + pesticides = panic? School Foodservice and Nutrition, 48(9):32-38, October 1994. 20) Auld, M.E. Food Risk Communication: Lessons From the Alar Controversy. Health Education Research, 5(4):535-543, 1990. 21) National Research Council. Improving Risk Communication. National Academy Press, Washington, D.C., 1989. 22) International Food Information Council Foundation. Alar's health risks revised. Food Insight. Washington, D.C., May/June, 1992. 23) Cohn, V. Reporting on Risk—Getting it Right in an Age of Risk. American Medical Association, The Media Institute, Washington, D.C., 1990. 24) Moore, M. Health Risks and the Press—Perspectives on Media Coverage of Risk Assessment and Health. American Medical Association, The Media Institute, Washington, D.C., 1989. 25) American Medical Association Council on Scientific Affairs. Diet and cancer: where do matters stand? Archives of Internal Medicine, 153:50-56, 1993. 26) American Medical Association Council on Scientific Affairs. Educational and informational strategies for reducing pesticide risks, (CSA Report 4-I-94). Adopted at the Interim Meeting, Honolulu, HI, December 1994. 27) Doll, R. and Peto, R. The causes of cancer: quantitative estimates of avoidable risks of cancer in the United States today. Journal of the National Cancer Institute, 66:1191-1308, 1981. 28) National Foundation for IPM Education. IPM Monitor. Austin, TX, Winter 1994. 29) United States Environmental Protection Agency: Prevention, Pesticides and Toxic Substances, For Your Information: EPA Efforts to Encourage Alternatives To Traditional Chemical Pest Control. Washington, D.C., March 1993. 30) National Coalition on Integrated Pest Management. NCIPM: A Working Blueprint. Austin, TX, 1992. 31) Sorensen, A. Proceedings of the National Integrated Pest Management Forum, June 17-19, 1992. American Farmland Trust Center for Agriculture in the Environment. Arlington, VA, 1992. 32) United States Environmental Protection Agency. Environmental stewardship of pesticide use is focus of partnership formed by EPA, USDA, FDA with pesticide-user groups and firms. Environmental News. Washington, D.C., December 12, 1994. 33) Washington Apple Commission. Core Facts—Pesticides. No. 2, Winter 1994. Wenatchee, WA, 1994. 34) Mullen, J., and Norton, G. Economic Evaluations of Integrated Pest Management Program: A Literature Review. VCE Pub. 448-120, Virginia Polytechnic State University. Blacksburg, VA, September 1993. 35) International Food Information Council Foundation. What is Food Biotechnology? Food Biotechnology Fact Sheets. Washington, D.C., 1993. 36) Horstmeier, G. Up in Arms Over IPM. Top Producer, April 1994. 37) Kantor, M.A., and Brown, A.E. Pesticides and Your Food—Fact Sheet 652. Coopera Source: http://ific.org © 2005 International Food Information Council Foundation This is an improved Spanish version of "Pesticide Safety Guide For Agricultural Workers," provided in 11/95 by Bob Roach, Deputy Ag Commissioner of Monterey County. Designed primarily for use by growers training field workers in California, it is based on an original English script written by UC Farm Advisor Steve Sutter in 1994 and modified in 1/95 by the Monterey County Agricultural Commissioner. ASCII limitations have necessitated omission of acentos from this text. The English version and an earlier Spanish translation are in the WPS-Forum archive as file ." Revisado por el Comisionado Agricola del Condado de Monterey 11/22/95 GUIA DE SEGURIDAD SOBRE PESTICIDAS PARA LOS TRABAJADORES AGRICOLAS Los pesticidas usados para controlar las enfermedades y las plagas en los cultivos, son aplicados en forma liquida, solida o gaseosa. Instrucciones especificas mas alla del alcance de este entrenamiento, y el equipo de proteccion personal son necesarios para mezclar, cargar, aplicar, o de otra manera manejar pesticidas, o entrar en areas tratadas con pesticidas durante el "intervalo de entrada restringida." Los intervalos de entrada restringida pueden variar de 12 a 72 horas, o mas. Nadie, excepto la persona que ha recibido el entrenamiento y que este usando el equipo apropiado de proteccion personal puede entrar a un area tratada cuando la entrada sea restringida. Si usted mira rotulos de advertencia alrededor de un campo, no entre alli hasta que los rotulos hayan sido quitados por su supervisor. Los trabajadores de campo seran informados oralmente y/o por medio de rotulos oficiales de advertencia de las aplicaciones de pesticidas que se esten efectuando en el rancho o cuando un intervalo de entrada restringida este en efecto en el rancho del empleador. La hoja de informacion de la Serie de Seguridad con Pesticidas A-9 (comunicacion de peligros para empleados que trabajan en los campos) debe estar disponible en el sitio de trabajo. "Las hojas de cultivos" (si las hubiera) del cultivo en el cual usted esta trabajando tambien deben estar disponibles en el sitio de trabajo. Estos documentos tambien proveen informacion sobre los derechos de los trabajadores agricolas de recibir informacion sobre pesticidas y de los peligros potenciales en el trabajo. (Revise PSIS A-9) Los aplicadores de pesticidas deben asegurarse que ningun pesticida sea aplicado de manera que contacten en forma directa o indirecta (por medio del viento) a cualquier persona. Los aplicadores no pueden aplicar mas de la cantidad recomendada del pesticida a un cultivo y debe seguir exactamente todas las indic ciones de la etiqueta. Los pesticidas pueden danar a los trabajadores agricolas, incluyendo a los regadores, si las restricciones de entrada, higiene del trabajador u otras precauciones no son cumplidas. Las exposiciones a pesticidas pueden ocurrir cuando los pesticidas son extraviados por el viento, por el contacto directo con las plantas, el suelo, o el agua tratada. Si los pesticidas son extraviados por el viento a su area de trabajo, alejese y avisele a su supervisor. Mantengase alejado de areas senaladas con rotulos de advertencia o cuando por instrucciones de su supervisor de no entrar. Esto tambien incluye areas donde se almacenan o manejan pesticidas. Mantengase alejado de areas donde se esten aplicando pesticidas en ese momento. Si esta trabajando en un area encerrada, como en un invernadero, y se siente mareado o tiene dificultad para respirar, salga fuera y tome aire fresco. Si alguien se desmaya dentro de un area encerrada, obtenga ayuda de alguien que haya sido entrenado y este equipado para rescatarlo. La irritacion de la piel, nariz, garganta u ojos puede ser causada por plantas, insectos o por residuos de pesticidas. Los residuos de pesticidas que permanecen en las plantas, suelo, equipo o maquinaria agricola son pequenos y usualmente invisibles. Estos residuos pueden llegar a tener contacto con su piel y ojos. Los residuos de pesticidas pueden afectar a algunas personas mas que a otras y pueden causarles una reaccion alergica. Tambien usted puede ser expuesto a los pesticidas cuando respira a traves de las vias espiratorias o cuando come frutas o verduras contaminadas. Lleve siempre puesta una camisa de manga larga, pantalones largos, sombrero, medias, y zapatos o botas. Lavese bien las manos y la cara con jabon y agua limpia antes de comer, tomar agua, fumar, o usar el bano. Banese con jabon y champu despues del trabajo, y luego pongase ropa limpia. Lave todas las frutas y verduras que le hayan permitido tomar del campo con agua limpia antes de comerlas. No utilize el agua de riego ni el agua de las zanjas de drenaje para tomar, ni para lavar las frutas o verduras porque algunas veces ciertos pesticidas son aplicados a traves del agua de riego. Todos los envases vacios de pesticidas, aun despues de ser enjuagados, contienen residuos de pesticidas. Estos no son seguros de usarse con ningun proposito. Si encuentra alguno, avisele a su supervisor. Jamas debe llevar un envase de pesticidas a su hogar. Los residuos de pesticidas pueden contaminar su ropa de trabajo. Lave toda su ropa de trabajo separada del resto de su ropa, preferiblemente lavela con agua caliente y detergente antes de volver a usarla. Los sintomas de la piel cuando esta ha estado en contacto con los pesticidas incluyen: manchas, enrojecimiento, ampollas, comezon, o sensacion de quemaduras. Otros sintomas de envenenamiento incluyen: dolores de cabeza, mareos, indigestion, sintomas parecidos a la gripa o a la irritacion de ojos, nariz, y garganta. Algunos de estos sintomas son causados por otras enfermedades no relacionadas a los pesticidas, incluyendo una insolacion o asolamiento. Para reducir los efectos daninos al trabajar bajo condiciones calurosas, tome bastante agua, la cual debera ser proporcionada por su empleador, y tome descansos necesarios para refrescarse. Insolaciones severas pueden ser fatales. Algunas senales de asolamiento son: fatiga, dolor de cabeza, escalofrios, falta de coordinacion fisica, sed severa y comportamiento anormal. Trate de llevar a la victima de insolacion o asolamiento hacia una area fresca. Echele agua en la cara, cuello, manos y brazos. Si la persona insolada esta conciente, hagala tomar agua y mantengala en reposo hasta que llegue ayuda. Si alguna vez llega a ser rociado con pesticidas, quitese la ropa contaminada. Lave inmediatamente con agua y jabon las areas de su piel que hayan sido rociadas con el pesticida. Si sus ojos han sido expuestos a un pesticida, enjuaguelos inmediatamente con agua limpia o use un enjuague para los ojos por lo menos 15 minutos. Avisele inmediatamente a su supervisor de cualquier dano o lastimadura en el trabajo que le haya ocurrido a usted o a sus companeros. Los supervisores se aseguraran que todo empleado con senales de insolacion o envenamiento causado a causa de los pesticidas reciban atencion medica de inmediato. Si usted presenta sintomas de insolacion o envenenamiento no maneje. No intente llevarse usted mismo al medico. Su empleador (patron) se asegurara de que usted sea llevado al doctor o una clinica y proveera toda la informacion disponible acerca de cualquier pesticida que le haya hecho dano. Si usted ha sido sobreexpuesto a un pesticida, puede que tenga una enfermedad corta o irritacion. Pero tambien existe la posibilidad de que haya efectos cronicos o retardados, tales como danos reproductivos, desordenes en el sistema nervioso, o cancer que pueda aparecer anos mas tarde. Su empleador (patron) tiene que protegerlo de danos causados por los pesticidas, pero usted tambien tiene responsabilidad por su propia seguridad. La ley lo protege de cualquier venganza o discriminacion por parte de su empleador (patron) a causa de sus sugerencias sobre seguridad, quejas, o peticion de informacion. Su entrenador le aconsejara ahora de otras reglas de seguridad, procedimientos de emergencia, y de la disponibilidad de otra informacion de seguridad, incluyendo requisitos requeridos por la agencia estatal de regulacion de pesticidas. Despues de esto, por favor haga cualquier pregunta que tenga usted en mente. Documentacion del entrenamiento: ?Le han proveido la Serie de Seguridad A-9? (Marque) SI NO Fecha de entrenamiento Nombre del empleado Firma del empleado Nombre del empleador (compania) Nombre del entrenador Firma del entrenador Capacitacion del entrenador: Preparado por: Steve Sutter Extension Agricola, Universidad de California, Consejero Agricola de Manejo de personal, Fresno Revisado por el Comisionado Agricola del Condado de Monterey 11/22/95 Peligro en el Rancho Creciendo con Pesticidas en Communidades Agrícolas Report in English | Resumen Ejecutivo | Guía de Informes | Instrucciones Practicas de Protección para los Individuos GUÍA DE INFORMES "Niños Campesinos" - niños que viven en, ó alrededor de tierras agrícolas, ó cuyas familias trabajan en los cultivos - son probablemente el subgrupo más expuesto a pesticidas en los Estados Unidos. En los Estados Unidos hay 2 millónes de ranchos y un billón de acres de tierras cultivadas; 5 millónes de trabajadores que laboran en los ranchos; Más de 320,000 niños menores de seis años viviendo en ranchos; De acuerdo con un reciente reporte de la Oficina de Contabilidad del Gobierno (GAO), cientos de miles de niños que trabajan en la agricultura; y El uso de pesticidas en California ha aumentado por un 31 por ciento desde 1991 a 1996, subiendo a casi 212 millónes de libras anualmente solo en este estado. Otros estados no conservan estadísticas sobre el uso de pesticidas. Impactos a La Salud por Los Pesticidas Los efectos a la salud de la exposición a los pesticidas pueden incluir: envenenamiento agudo, cáncer, efectos neurológicos, y daños relacionados con la reproducción y el desarrollo. Los Centros de la Associación Americana para el Control de Envenenamientos (American Association of Poison Control Centers) reportarón 97,278 llamadas acerca de envenamientos causados por pesticidas en 1996. La mitad de estas llamadas tenian que ver con niños menores de seis años de edad. Numerosos estudios han indicado una conexión entre las exposiciones a pesticidas en los fetuses, y niños con leucemia aguda, tumores de infancia en los riñones, y tumores cerebrales. La exposición a pesticidas por parte de los padres pueden aumentar el riesgo de aborto y defectos de nacimiento, incluyendo abnormalidades del corazón, del esqueleto, de los riñones, y de los órganos genitales. Un estudio recientemente demostró que los niños expuestos a pesticidas tienen debilitada la coordinación de mano con ojos, baja la estamina, dañada la memoria, y tienen dificultad dibujando a una persona en comparación a sus semejantes no expuestos a los pesticidas. Ecónomos estiman que los impactos a la salud causados por el uso de pesticidas a nivel nacional alcanzan $786 millónes de dólares al año. La Susceptabilidad Desproporcionada de Niños a Los Pesticidas Los niños beben 2? veces más agua, comen el doble de comida, y respiran dos veces más unidades de aire por peso de cuerpo comparado con un adulto. Los niños gatean en el piso y se ponen las manos en la boca. Los cuerpos y cerebros de los niños se estan desarrollando y son más sensitivos a trastornos. Los mecanismos de los niños para el detóxicamiento y la expulsión de los medicamentos ó drogas, pesticidas, y sustancias tóxicas estan inmaduros y son menos eficientes. La Exposición Incrementada de los Niños Campesinos a los Pesticidas Ellos tienen mayor medios para ser expuestos (ropa contaminada, trabajan en los campos de cultivos). Los pesticidas a los que se exponen son productos agrícolas altamente tóxicos. Estas sustancias tóxicas han sido detectadas dentro de sus viviendas, en sus manos, y en su orina. La concentraciónes de pesticidas en su aire, su agua, su comida, y el polvo en su casas son más altos que en casas no-agriculturales. Evidencia del Aumento de la Exposición a Pesticidas por los Niños Capesinos a través de los Alimentos, el Agua, el Polvo, y el Aire Niños campesinos han sido envenenados gravemente por residuos de pesticidas en la ropa y los zapatos de sus padres. Se ha demostrado que algunos pesticidas contaminan la ropa limpia al lavarse con la ropa de trabajo, y la contaminación dilata hasta por trés lavadas. Mientras que los pesticidas son detectados en un 55 por ciento de todas las frutas y un 29 por ciento de verduras examinadas por el FDA, verduras y frutas directamente traidas del rancho usualmente tienen más residuos de pesticida, debido al corto tiempo de transporte del campo a la mesa. Agua contaminada con pesticidas es más común en regiones agrícolas que en las ciudades. Familias campesinas por lo regular se proveen de agua de un pozo ó de un pequeño sistema de agua potable, los cuales son menos regulados y están frequentemente contaminados. Estudios de control en California han demostrado que el rocío de pesticidas causa exposiciones potenciales que exceden los límites regulatorios cerca de campos agrícolas. Los pesticidas que se encontraron incluyen los fumigantes "methyl bromide," "metam sodium," y "Telone II ®." Los pesticidas para el uso al aire libre pueden hacer la trayectoria hacia la casa, acumularse en las alfombras en concentraciónes hasta 100 veces mayores que los niveles afuera de casa, y permanecer allí por un año ó más ya que están protegidos contra la degradación por medio del sol, el viento, y los microbios de tierra. En el estado de Washington, se detectaron cuatro insecticidas neurotóxicos organofosfatos en el polvo adentro del 62 por ciento de casas de campesinos de un total de 48 casas examinadas, al contrario de solo el 9 por ciento de las casas comparadas. Trés de los cuatro pesticidas son autorizados solamente para el uso agrícola. Depués de aplicar herbicidas tal como el "alachlor," el "metolachlor," el "atrazine," y el "2,4-D" en Iowa, Minnesota, y en ranchos de Carolina del Norte, concentraciónes de estos pesticidas en el polvo adentro de estas casas aumentaron por 10-100 veces. Pesticidas en las Manos y la Orina de Niños Campesinos Cuando un ranchero rocea pesticidas , estos mismos pesticidas se pueden detectar días después en las manos de sus familiares, tanto como en las superficies dentro del hogar. Por ejemplo, entre ocho y nueve pesticidas agrícolas han sido detectados en las manos de los bebés que viven en ranchos. En algunos casos, la exposición projectada a pesticidas de los infantes excede los límites establecidos por la ley. En el estado de Washington, dos tercios de niños campesinos menores de seis años tenian derivados de dos pesticidas agrícolas organofosfatos en su orina ("Guthion ®" y "phosmet"), comparados con menos de la mitád de niños no-campesinos que viven en la misma zona. Aun más, el promedio de concentración del residuo era cuatro veces más elevado entre los niños campesinos. Home | About Us | Contact Us | Site Map | Privacy Policy | © Natural Resources Defense Council Bienvenidos a NRDC en Español. Estas páginas ofrecen información al igual que recursos y guías de protección en español sobre temas ambientales que afectan nuestra salud y la salud de nuestro planeta. Esperamos que explore nuestro sitio web y le invitamos, join us , a que se una a nosotros a defender el planeta. Gracias por su visita e interés. MAS SOBRE NUESTRO TRABAJO AIRE LIMPIO Y ENERGÍA Guía Para el Consumo de Energía Limpia En esta página identificamos tres formas de apoyar la energía renovable y también ofrecemos una guía de descuentos e incentivos que pueden estar a su disposición Informese Aquí Re-energize America Únase a la campaña para "Re-energize America" y ayude a asegurar un futuro de energía limpia ahora. Pagina Principal CALENTAMIENTO GLOBAL Que es el Calentamiento Global Datos Principales Sobre el Calentamiento Global Consecuencias del Calentamiento Global Cómo Luchar Contra el Calentamiento Global AGUA Y OCÉANOS LIMPIOS Analizando las Aguas 2005 Una Guía de la Calidad de Agua en Playas de Vacación Comunicado de Prensa | Sumario de Hallazgos | Preguntas Frecuentes | Guía para Encontrar Playas Limpias | Reporte: Resumen Ejecutivo La Contaminación con Aguas Negras Amenaza la Salud Pública El Envejecimiento de los Sistemas de Drenajes y las Reducciones en la Legislación Ambiental Agravan el Problema Informese Aquí ¿Que Hay de Tomar? Examinando la Calidad del Agua Potable de las Ciudades de Los Estados Unidos Comunicado de Prensa | Preguntas Frecuentes | Resumen Ejecutivo (pdf) Resumenes por Ciudad (pdf): Albuquerque, NM | Chicago, IL | Denver, CO | Fresno, CA | Houston, TX | Los Angeles, CA | Newark, NJ | Phoenix, AZ | San Diego, CA | San Francisco, CA Adobe Acrobat Reader (gratis) El Agua Embotellada Preguntas Frecuentes | Datos Importantes para los Consumidores PRODUCTOS TÓXICOS Y SALUD The Green Squad Niños en Acción por una Escuela Más Ecológica y Sana ¡Vamonos! Peligro Oculto Riesgos ambientales a la salud de la comunidad latina Informese Aquí La Contaminación con Mercurio Una Guía para Permanecer Sanos y Combatir el Problema Pagina Principal Leche Sana, Bebe Sano La Contaminación Química y La Leche Materna Pagina Principal No Respirar en los Pasillos Estudios Revelan Altos Niveles Tóxicos en los Buses Escolares que Usan Combustible Diesel Comunicado de Prensa | Introducción del Informe | Lo que los Padres Deben Saber El Plomo en la Pintura de las Escuelas Preguntas y Respuestas | La Afecta al Cuerpo Humano Peligro en el Rancho Creciendo con Pesticidas en Comunidades Agrícolas Resumen Ejecutivo | Guía de Informes |Instrucciones Practicas para los Individuos LAS CIUDADES Y LA VIDA VERDE Justicia Ambiental Defendiendo los Derechos del Pueblo a un Medio Ambiente Saludable Folleto informativo (295k PDF) The Green Gate La Guía Ambiental de NRDC para el Área de la Bahía de San Francisco Pase por El Green Gate EEUU LEYES Reescritura de las Reglas (2005 Edición Especial) El Récord de la Administración Bush Sobre el Medio Ambiente Después del Primer Termino Resumen Ejecutivo Desde este sitio también tiene acceso a centenares de artículos en inglés. Algunas páginas de distinción son nuestro centro de acción, Earth Action Center, de donde puede enviar mensajes pro-protección del ambiente a sus representantes políticos. También puede leer artículos de autores de gran reputación en el ámbito mundial en OnEarth, nuestra revista trimestral sobre la naturaleza; o baja un lindo fondo de pantalla con calendario para tu computador cada mes.
Home | About Us | Contact Us | Site Map | Privacy Policy | © Natural Resources Defense Council Clean Air & Energy Home Page Air Pollution Energy Transportation & Clean Vehicles Global Warming Home Page Clean Water & Oceans Home Page Drinking Water Water Pollution Oceans Conservation & Restoration Wildlife & Fish Home Page Animals & Birds Fish Whales & Marine Mammals Habitat Preservation Parks, Forests & Wildlands Home Page Forests Land Use & Abuse Parks Wilderness Preservation Toxic Chemicals & Health Home Page Kids' Health Health Threats & Effects Pesticides Farming & Organic Foods Nuclear Weapons & Waste Home Page Cities & Green Living Home Page Smart Growth/Sprawl Green Building Recycling Green Living U.S. Law & Policy Home Page Publications Home Page Nature's Voice NRDC Reports OnEarth Magazine
International Issues Home Page Pesticidas en la dieta Jueves 10 de febrero del 2005. De cada 100 verduras que consume cualquier ciudadano europeo, 60 están completamente limpias de pesticidas; 36 tienen restos en dosis inferiores al máximo tolerado, y cuatro están contaminadas por encima de esas dosis. Comienza a haber evidencias, sin embargo, de que pequeñas dosis durante mucho tiempo pueden ser más perniciosas que altas dosis una sola vez. Los pesticidas no son sólo perjudiciales para las plagas agrícolas. Hay muchas evidencias de sus efectos nocivos sobre la salud humana. Mayoritariamente se incorporan a nuestro organismo a través de la dieta, ya que una proporción de los alimentos que consumimos presentan residuos de plaguicidas. El uso de los productos más dañinos se ha ido prohibiendo en la agricultura, y ahora empiezan a cosecharse los resultados positivos. Un estudio que acaba de realizarse en Barcelona revela que los pesticidas organoclorados, los más persistentes, parecen haber desaparecido completamente de algunos alimentos, como es el caso de la fruta. Ésta es la buena noticia. La mala es que el estudio, realizado por la Agencia de Salud Pública de Barcelona y publicado recientemente en Gaceta Sanitaria, sigue detectando rastros de compuestos organoclorados en otros productos, como algunas hortalizas y la leche, aunque su presencia se ha detectado sólo en el 1,5% de las 1.109 muestras de alimentos analizadas. Otro tipo de pesticidas, menos persistentes pero también tóxicos, los compuestos organofosforados, siguen apareciendo en el 14,8% de los productos. Eso sí, en concentraciones generalmente muy bajas. La presencia de plaguicidas varía según el tipo de alimentos, desde el 37,5% de los cítricos al 3,2% de los frutos secos. Estos resultados están en sintonía con diversos informes realizados por la Comisión Europea. Según datos del año 2001, el 59% de frutas y verduras que se consumen en Europa no contiene pesticidas. El 37% presenta restos de plaguicidas por debajo de los límites máximos tolerables. Y en el 3,9% de los casos se superan estos límites. Esto significa que de cada 100 verduras que podemos ingerir, unas 60 están completamente limpias. Pero también significa que cuatro van a contener niveles de pesticidas más altos de lo legalmente permitido. El gran interrogante es valorar de qué forma esta ingesta continuada de contaminantes a niveles muy bajos afecta a la salud humana. Un reciente estudio del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) del sindicato Comisiones Obreras ha analizado la situación ambiental de la agricultura en Almería. Y ha llegado a la siguiente conclusión: "Los productos agrarios cultivados y listos para su comercialización presentan contaminación por restos de plaguicidas. En la mayoría de los casos esta contaminación está dentro de los valores permitidos por la normativa. Sin embargo, al tratarse en gran medida de sustancias disruptoras endocrinas, persistentes y bioacumulativas, estos límites legales no garantizan la protección de la salud pública". El doctor Miquel Porta está completamente de acuerdo. Para este epidemiólogo del Instituto Municipal de Investigaciones Médicas de Barcelona, la llamada "hipótesis de las dosis bajas" gana terreno: "Sospechamos que en algunos casos una exposición crónica a dosis bajas puede acabar siendo peor que una exposición puntual a dosis altas". Por ejemplo, se han descrito alteraciones neurológicas en los cuidadores de ovejas ingleses que han utilizado organofosforados durante años para desinsectar a los animales, según se publicó en la revista The Lancet. Pero, además, según la composición de la dieta total, algunas personas "podrían alcanzar niveles de ingesta superiores a los deseables" de frutas, verduras o derivados de los cereales, afirma Joan Ramon Villalbí coautor del estudio mencionado de la Agencia de Salud Pública de Barcelona. Esto plantea una paradoja entre paradojas: la ingesta de vegetales podría ser desaconsejable por efecto de los plaguicidas. ¿No representaban la fruta y la verdura el paradigma de la dieta saludable? En la época de la agricultura industrial, el consumo de estos alimentos no está exento de riesgos. Aunque, en el caso de la fruta, los expertos dicen que basta con sacarle la piel para eliminar prácticamente todo el pesticida. La otra posibilidad es lavarla, con lo que se puede disminuir entre un 30% y un 70% del contaminante. Para saber el origen del problema hay que preguntarse qué sucede en las huertas y los campos de cultivo. En el mencionado informe del ISTAS sobre la situación en Almería, dirigido por Ana M. García, de la Universidad de Valencia, y Rafael Gadea, se presenta un panorama inquietante: los plaguicidas más utilizados en Almería son con frecuencia (42%) sustancias persistentes y/o con efectos como disruptores endocrinos. Según datos del 2003, un 27% de los plaguicidas utilizados, o bien habían sido retirados del mercado o estaban en proceso de retirada por su peligrosidad. Los autores afirman que "continúan muy extendidas las malas prácticas como el uso, al menos ocasional, de productos prohibidos, falta de protección en la manipulación y aplicación, falta de formación e información sobre los riesgos de exposición a estos productos químicos...". La falta de control de lo que sucede en Almería llega al extremo de que, según reza el informe del ISTAS, "las enfermedades profesionales apenas se registran. En el año 2002, el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Andalucía registró 98 intoxicaciones que no quedaron registradas en las estadísticas oficiales". Otro motivo de preocupación son los residuos vegetales de los cultivos de invernadero, que "presentan concentraciones elevadas de sustancias peligrosas, en muchos casos por encima de los niveles permitidos. El posible uso de estos residuos para alimentación del ganado es una vía de entrada en la cadena alimentaria humana que representa un riesgo para la salud pública". Lo que los agricultores echan en el campo lo acaban encontrando los médicos en el cuerpo humano. En un trabajo publicado en Environmental Research el año pasado, el grupo de investigadores dirigido por Nicolás Olea, de la Universidad de Granada, ha encontrado compuestos tan tóxicos como el endosulfan en el 78% de un grupo de 200 mujeres analizadas, o lindando en el 55%. El estudio cita literalmente que "la frecuencia de DDT en las muestras de serum (77%) sugiere una exposición actual a este compuesto en el sur de España, a pesar de que esta fuente es desconocida". Desconocida e ilegal, dada la prohibición absoluta del uso del DDT desde hace muchos años. En las zonas próximas a la Albufera de Valencia se ha detectado la presencia de compuestos organofosforados en la sangre de los habitantes de la zona como resultado de las numerosas fumigaciones aéreas realizadas, relata Ana García. Aunque no se ha podido detectar ninguna alteración en la salud, García destaca que "los riesgos a largo plazo de esta exposición mantenida son desconocidos". Los compuestos organofosforados pueden afectar sobre todo al sistema nervioso. Según Ana M. García, del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Valencia, "se han descrito enfermedades crónicas neurológicas debidas a la exposición mantenida a estos plaguicidas y también secuelas a largo plazo después de una intoxicación aguda". Algunos de los compuestos organofosforados también actúan como cancerígenos, teratógenos (producen malformaciones o defectos congénitos) y disruptores hormonales (alteran el funcionamiento de las hormonas humanas), aunque "los conocimientos sobre sus efectos crónicos en las personas son todavía limitados", destaca García. EN BUSCA DE ALTERNATIVAS Ante los problemas que el uso de pesticidas puede provocar a largo plazo para la salud, comienzan a desarrollarse diversas alternativas. Por ejemplo, investigadores de la Universidad de Lleida y del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) han identificado una levadura, denominada Candida sake, que inhibe el crecimiento de hongos patógenos de la fruta. La utilización de la levadura permite prescindir de los fungicidas químicos en las cámaras frigoríficas, asegura la investigadora Inmaculada Viñas. El uso de feromonas es otro ejemplo de arma biológica contra las plagas. Angel Guerrero, profesor del CSIC en Barcelona, intervino en la síntesis de la feromona de la procesionaria del pino. Actualmente se tratan 200.000 hectáreas de bosque con feromonas e inhibidores de cutícula para combatir esta plaga. Es un ejemplo de las posibilidades del denominado Control Integral de Plagas, una combinación de técnicas "muy específicas y poco contaminantes", según Guerrero. Las alternativas al uso masivo de pesticidas existen. Pero falta mucha información, formación y apoyo para encarar el problema, que, según los especialistas en salud pública, no puede ignorarse por más tiempo. Autor: David Segarra FUENTE | El País Digital
(...)