<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

viernes

Avance del telediario, jueves, 13:30 h: habla Blancanieves



Blancanieves nos acaba de dar el parte de horrores y bajas diario: lo ha hecho como en ella es habitual, con una leve sonrisa y candidez en los ojos. Nos ha hablado de los ciudadanos muertos en absurdos accidentes, de los sangrientos conflictos que se avecinan en Irak y la lista de nuevos terroristas descubiertos. Luego nos ha dicho, con la misma candidez en la mirada, los resultados de los partidos de fútbol y el tiempo que nos espera mañana, y con igual de dulce sonrisa se ha despedido. Nosotros nos quedamos aquí, al otro lado de esa bola de cristal oscuro, con el insoportable hedor de las noticias recibidas, anestesiados por la apariencia de un cuento.






LA TELEVISIÓN COMO ACADEMIA DE UNI-FORMACIÓN



- Este pequeño texto de arriba lo escribí a limpio por primera vez al poco rato de contemplar ese telediario, era todavía el período en que no se notaba apenas el que habíamos cambiado de gobierno y su signo. En tiempos del PP asistir a un parte de noticias en la televisión pública era últimamente espeluznante, y aún más lo hacían parecer la plantilla de presentadores incorporados a su redacción. Encabezados por un tal fiero urdaci, sus sesgados y manipulados comentarios daban la carnaza al personal tras el aderezo de una retahíla sin fin de sucesos horribles y sangrientos, y a todo ésto, cada cual los transmitía como si de un ser no humano se tratase, sin inmutarse, sin añadir cualquier consecuente interpretación que los hiciera más digeribles para la millonaria audiencia, cada parte de noticias se convertía así en una suerte de alucinante parte de guerra; urdaci, el hombre de piedra, como aquél personaje de La Historia Interminable, y su equipo, que se completaba con una Totem India de aguileña madera, una risueña Sportivista, y cómo no, nuestra sutil Blancanieves. Nunca he sentido algo tan dantesco como la locución de una continuada serie de inhumanos holocaustos sin variar en ningún momento la suave cadencia en la voz de nuestra cándida y profesional Blancanieves. Si hay alguna manera de realizar periodismo de destrucción masiva, sin duda una es ésta. Quién les habrá enseñado a estos presuntos científicos de la información que la mera nominación de los desastres y la ocultación de otras, ya cumplen como noticia? Acaso no saben la responsabilidad manipuladora que poseen sus medios? (Obviemos la respuesta...) Qué hay de la implicación personal en los peores sucesos? Los peores sucesos no se comentan porque son malos sucesos, sino porque se supone que interesan socialmente, y por tanto, interesa su solución. Pero para eso hay que implicarse, comprometerse como persona e investigador, además de como profesional de la información, pues es sólo en un espacio personal en donde esa suerte de noticias, como cualquier otra de masiva consecuencia, se puede transmitir válidamente al resto de la sociedad si como tal entendemos a un conjunto de personas, no de números ni de votos. Lo contrario es alienar, o lo que es mayor delito, agravar aún más a una enferma comunidad...

Ahora, varias semanas después de ese momento, lo redacto pues, de nuevo, desde el borrador sin toda la inmediatez que el primer escrito llevaba. Ese escrito lo dejé redondo, como a veces pueden salir las cosas, estaba muy contento de lo que había hecho y podía transmitir con ello. Pero lo dejé sin guardar en un documento de la máquina con la que paso a limpio y, cuando volví a sentarme luego de levantarme para una cosa, se había borrado. Qué rabia me dio (Bueno, realmente no me dio tanta rabia). La cuestión es que, ahora, cuando lo intento pasar a limpio por segunda vez desde el apunte del borrador, no me sale como la vez primera. Los días han pasado, aunque yo esperaba que pasaran para calmar mi atención hacia el tema, pero los días también han traído un cierto ambiente distinto a los servicios informativos de TVE, ambiente que la hacen menos excitante para que afluyan en mí todas esas sensaciones que comento. Sí, se ha notado un cierto aire de humanidad e imparcialidad en el medio, y ya todos conocemos que el mensaje es el medio, no? (MacLuhan) Por ese lado es un consuelo. De todos modos, han sido tantos años de ruindad y carnicería formativa a manos del PP, que estas cosas se deben recordar para siempre, como tantas otras cosas horribles de las que hemos sido testigo o presa los contantes ciudadanos de estos tiempos de pesadilla y alienación sin límites. Pero no nos imaginemos nada nuevo, que aún continúa la obra...