<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

martes

la España indómita (vs su imitación "globalizada"

-


mirando por la tele la vuelta a España, rito anual imaginario (ofertado y demandado) de la cultura audiovisual, como lo es en plena canícula el vecino Tour, compañeros todos ellos de las sobremesas y las tardes de estío y duermevela, admirando propiamente los territorios sobre los que discurre la conocida procesión ciclista, los increíbles páramos de Castilla y Aragón, los caminos que surgen sin número desde cualquier parte a casi ninguna otra parte, las alamedas y choperas al doblar un recodo junto a la orilla del Jalón o del Alberche, anonadado quedo de su salvaje y ruda belleza, aún con el arrasador presente, y tan sólo se me ocurre un adjetivo para describir eso que de tan antiguo y tan bien conozco: indómita; la España, Hispania o Iberia indómita, e insólita, incógnita o incluso inhóspita, la tierra, al fin, con su acre sabor a tierra, envuelta en un sol de justicia (justo es el decirlo) que hace brillar mientras caminas tanto las mieses tronchadas y el cardo como las hojas del fresno cercano al agua; aquí tú eres un invitado, si aceptas el hospedaje de la naturaleza, nada humano posee aquí mayor presencia, y su dimensión es, para ti, casi infinita...; tu España, tu Hispania, tu tierra