<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

viernes

De las acciones de una colectividad o pueblo



(O SEA, DE LOS EFECTOS CAUSADOS POR UNA COLECTIVIDAD O PUEBLO)



las acciones que observamos de un pueblo, su conducta
es verdad que provienen de las actitudes de su gente
pero la actitud adoptada tiene su origen en la concepción de las cosas
y la concepción de las cosas es inspiración de Dios o del diablo


también, aunque a un nivel inferior, puede decirse de las actitudes de las personas como individuos, porque aunque cobijado en su nación o pueblo, el individuo es más que nada nación de uno mismo ante otro mismo



_ no baste con decir, éstos o aquellos otros se comportan de tal manera; hay que mirar con la mente serena y entonces ver qué concepción tienen de las cosas; porque, de ser una concepción habitable con el hombre, esta actitud y este comportamiento cesará de una u otra manera y se dispondrá a vivir en armonía con su naturaleza; pero de habitar un malsano concepto de lo que son las cosas y de su lugar entre ellas, aunque aparenten ecuanimidad y calma, de menos a más, o tarde o temprano, acabará surgiendo de su interior y será aún mucho peor que el otro

_



martes

Perembrollos en torno a la boda real, o una excusa para hablar de la monarquía como aceptable forma de gobierno



En algunas imágenes transmitidas por televisión de la boda del príncipe Felipe de Borbón con Letizia Rocasolano he advertido las miradas de quienes protagonizan las grandes novelas de amor y de tragedia. La transmisión que yo vi era sin locución, lo cual dice mucho más en ocasiones que lo que encubren los comentarios de los reporteros, con el sonido en directo del momento en que los novios se hacían marido y mujer, con sus miradas suspendidas en los silencios, con el esbozo de un joven educado desde su nacimiento en la profesión de rey y de una chica plebeya ilusionada que había visto cómo el destino de su vida había tomado un rumbo inimaginable. Detrás de esos ojos mirando, mis ojos imaginaban el impredecible y liviano destino del hombre, qué aguardará a esa mirada de Letizia el devenir de los años? Qué verán los ojos del príncipe en su probable reinado? ...

No me siento megalómano por referirme a estos destinos y no a los de mis padres o mis vecinos, estos los conozco de cerca y algunos comparto, y no haría falta más que unas cámaras bien enfocadas para equipararlos con los de esta boda. O un algo más de atención por mi parte, por la tuya, por aquél que observa sin apasionamiento. Toda vida, y no solamente la humana, es digna de protagonizar una gran novela, toda una historia, o un cuento, porque no en vano es en ella, o mejor, en la tuya propia, en donde transcurren las historias, la historia y el consuelo. La vida que vivimos está demasiado llena de historias, y a cambio de ésto demasiado vacía de realidad. La realidad es la que alimenta a la leyenda, pero demasiado a menudo tan sólo habitamos en esta. La historia, la mente, la memoria, son el bocado que masticamos de la vida, el alimento que tomamos de ella. Pese a todo no se debe confundir la realidad con la historia.


Mirando lo que hay, pienso a menudo en la monarquía como buena manera de gobernar a un pueblo, si es que hubiera de hacerse o si es que fuera demandado por el propio pueblo. No debemos olvidar que el primer rey fue probablemente más proclamado por sus iguales como modo delegado de gobierno que impuesto ante ellos por su fiereza, como pudo serlo el primer chamán o el primer jefe de una tribu. Debo decir que en esta apreciación influyen mi modo de ser y mi gusto, pero tampoco está lejos mi reflexión objetiva de lo que consiste a un gobierno. Antes de seguir he de manifestar que prefiero el no gobierno, pero dado que la realidad de la vida en común de los seres humanos nos desmiente con demasiada frecuencia su posibilidad, digo entonces que prefiero el reinado. Si bien es cierto que un ciudadano del pueblo puede estar preparado por su vida y deseo desde su nacimiento para gobernar un estado, hay más dificultades de que así suceda a diferencia de por continuidad de un linaje. Me refiero que desde su origen esta forma de gobierno está adaptada a esa labor y a esas servidumbres (no me debo referir ahora tanto a los injustos privilegios y excesos que tanto los reyes como jefes, presidentes o papas nos tienen acostumbrados) y no resultaría adecuado el desaprovecharlo. Cuando se debate entre monarquía y república yo, personalmente, prefiero la primera, si es que debiera haber alguna, pero con la matización de que sirva a la Res Publica, es decir, al pueblo soberano que en el rey delega, al bien común. Ese acento democrático es tan importante para mí que la hace o no válida en función de que sea así o no en la realidad. Se puede poner como ejemplo de esta forma monárquica, en efecto, a la nación española actual, lo que se adjetiva como monarquía parlamentaria. No sé si es este el mejor modo de plantear una monarquía con fundamento popular, de hecho el sistema democrático parlamentario español es más un sistema dictatorial de partidos y mayorías que de participación colectiva. Yo vería otros modelos, pero lo que dejaría como valioso sería esta amigable hibridación de monarquía y cosa pública, de profesión real para coordinar y de eficaz control popular, de cabezas reales en las que descansar la corona y de respaldo de un consenso colectivo auténtico. No sé demasiado bien como se puede lograr esto de la mejor manera, pueden haber otras formas de gobernar a quienes quieren vivir en comunidad, pero el arquetipo monárquico, como el arquetipo divino, siguen a mi entender estando ahí como una de las mejores opciones ante la pobreza y uniformidad de las vidas.

De todos modos, no me interesa demasiado la opción política a debatir, preferiría debatir la opción más natural, más rica, menos vacía de ordenarse en común. Por eso las historias, como las de D. Felipe y Dª Leticia, continúan llenando nuestros recuerdos y nuestra imaginación para paliar en algo la contemplación de una escuálida exigua y raquítica realidad.



I_



viernes

Avance del telediario, jueves, 13:30 h: habla Blancanieves



Blancanieves nos acaba de dar el parte de horrores y bajas diario: lo ha hecho como en ella es habitual, con una leve sonrisa y candidez en los ojos. Nos ha hablado de los ciudadanos muertos en absurdos accidentes, de los sangrientos conflictos que se avecinan en Irak y la lista de nuevos terroristas descubiertos. Luego nos ha dicho, con la misma candidez en la mirada, los resultados de los partidos de fútbol y el tiempo que nos espera mañana, y con igual de dulce sonrisa se ha despedido. Nosotros nos quedamos aquí, al otro lado de esa bola de cristal oscuro, con el insoportable hedor de las noticias recibidas, anestesiados por la apariencia de un cuento.






LA TELEVISIÓN COMO ACADEMIA DE UNI-FORMACIÓN



- Este pequeño texto de arriba lo escribí a limpio por primera vez al poco rato de contemplar ese telediario, era todavía el período en que no se notaba apenas el que habíamos cambiado de gobierno y su signo. En tiempos del PP asistir a un parte de noticias en la televisión pública era últimamente espeluznante, y aún más lo hacían parecer la plantilla de presentadores incorporados a su redacción. Encabezados por un tal fiero urdaci, sus sesgados y manipulados comentarios daban la carnaza al personal tras el aderezo de una retahíla sin fin de sucesos horribles y sangrientos, y a todo ésto, cada cual los transmitía como si de un ser no humano se tratase, sin inmutarse, sin añadir cualquier consecuente interpretación que los hiciera más digeribles para la millonaria audiencia, cada parte de noticias se convertía así en una suerte de alucinante parte de guerra; urdaci, el hombre de piedra, como aquél personaje de La Historia Interminable, y su equipo, que se completaba con una Totem India de aguileña madera, una risueña Sportivista, y cómo no, nuestra sutil Blancanieves. Nunca he sentido algo tan dantesco como la locución de una continuada serie de inhumanos holocaustos sin variar en ningún momento la suave cadencia en la voz de nuestra cándida y profesional Blancanieves. Si hay alguna manera de realizar periodismo de destrucción masiva, sin duda una es ésta. Quién les habrá enseñado a estos presuntos científicos de la información que la mera nominación de los desastres y la ocultación de otras, ya cumplen como noticia? Acaso no saben la responsabilidad manipuladora que poseen sus medios? (Obviemos la respuesta...) Qué hay de la implicación personal en los peores sucesos? Los peores sucesos no se comentan porque son malos sucesos, sino porque se supone que interesan socialmente, y por tanto, interesa su solución. Pero para eso hay que implicarse, comprometerse como persona e investigador, además de como profesional de la información, pues es sólo en un espacio personal en donde esa suerte de noticias, como cualquier otra de masiva consecuencia, se puede transmitir válidamente al resto de la sociedad si como tal entendemos a un conjunto de personas, no de números ni de votos. Lo contrario es alienar, o lo que es mayor delito, agravar aún más a una enferma comunidad...

Ahora, varias semanas después de ese momento, lo redacto pues, de nuevo, desde el borrador sin toda la inmediatez que el primer escrito llevaba. Ese escrito lo dejé redondo, como a veces pueden salir las cosas, estaba muy contento de lo que había hecho y podía transmitir con ello. Pero lo dejé sin guardar en un documento de la máquina con la que paso a limpio y, cuando volví a sentarme luego de levantarme para una cosa, se había borrado. Qué rabia me dio (Bueno, realmente no me dio tanta rabia). La cuestión es que, ahora, cuando lo intento pasar a limpio por segunda vez desde el apunte del borrador, no me sale como la vez primera. Los días han pasado, aunque yo esperaba que pasaran para calmar mi atención hacia el tema, pero los días también han traído un cierto ambiente distinto a los servicios informativos de TVE, ambiente que la hacen menos excitante para que afluyan en mí todas esas sensaciones que comento. Sí, se ha notado un cierto aire de humanidad e imparcialidad en el medio, y ya todos conocemos que el mensaje es el medio, no? (MacLuhan) Por ese lado es un consuelo. De todos modos, han sido tantos años de ruindad y carnicería formativa a manos del PP, que estas cosas se deben recordar para siempre, como tantas otras cosas horribles de las que hemos sido testigo o presa los contantes ciudadanos de estos tiempos de pesadilla y alienación sin límites. Pero no nos imaginemos nada nuevo, que aún continúa la obra...



lunes

O



la madre de toda materia musical está en el territorio de lo que hasta ahora hemos denominado música clásica o de formación académica; sin embargo, la madre de todo espíritu musical quizá no esté ahí

-



Un simple programa de televisión



Qué diferencia con las cosas buenas tal como se nos presentan en su mayoría; veo un pequeño programa televisivo: sueño olímpico se llama, lo emite la segunda cadena de televisión española a una hora anodina : es una maravilla entre la mierda. Constatar cómo lo que está mínimamente bien hecho (o emitido desde una mínima base de carácter espiritual) trae consigo montones y montones de pequeños sucesos buenos a su alrededor es algo impactante para el que lo experimenta; y el cómo a la vez que emana esa pequeña paz de hombre nos crea el conflicto con nuestro semejante es, a la vez, algo desolador: cómo los vecinos que viven a tu lado no son capaces de propiciar mínimamente por asomo una brizna de esa riqueza que con poco basta a mucho... la dejadez del otro, el abandono de la evidencia,...

una vez oí decir a un hombre mayor de mi ciudad: cuando yo era pequeño, si salías a la calle y mirabas hacia arriba, veías todas las estrellas brillando en el cielo, daban ganas de ser más bueno... hoy, si desde esas mismas calles miras para arriba, apenas ves el cielo. Por qué "pequeñas" dejadeces se siembra un mal en la tierra...

La diferencia entre el efecto de un producto mal emitido y otro bien emitido es tan drástica que contemplar cómo eso sucede habitualmente en el mundo es enormemente descorazonador; en materias que afectan tan íntimamente a la sustancia sensible del hombre, como los medios audiovisuales, la justicia humana o la claridad del cielo, habría que celebrar un congreso mundial para evitar el daño que se puede causar por ello; como hacer ver los dones que se pueden recibir para toda la humanidad

...



miércoles

De: diario pequeño



anoche me hice una sémola de harina con bacalao tal como se suele hacer en murcia . es de noche madrugada y llueve, hace viento y frío, desde hace varios días el tiempo está revuelto, no es habitual que por aquí llueva por san josé, sobre todo desde que el clima está cambiando, ojalá sea un signo de que la sabia naturaleza se recupera . estoy escuchando fragmentos musicales de frank martin, su quinteto para piano y cuerdas desde un sitio de la internet . qué pocas situaciones de satisfacción podemos vivir a diario, la mayoría son embrollos y engodos, son contados los acentos de gusto y aliento que proporciona la mesa que nos ofrece este loco mundo . y, sin embargo, todo está ahí, aguardando a que no nos lo oculte nada ni nadie o a que nos decidamos a tomarlo, pero ello también requiere romper con mucho de lo que mediante sutiles tentaciones nos ha ido inculcando el demonio de la sociedad hasta hacernos creer que no podemos vivir sin ello . y, sin embargo, lo bueno continúa estando ahí mismo, al alcance de nuestra mano . qué desgraciado mundo


frank martin . quinteto para piano y cuerda .



A galopar, a galopar...



Hoy, algunas veces, y ante bastantes cosas, la expresión más acertada de nuestro ánimo seguiría siendo, curiosamente, la del homérico poema de Alberti: a galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar...


con las apropiadas salvedades que, seguidamente, todo observador ecuánime haría ...


como: y qué podría evitar que tras galopar también nosotros caigamos en el mar?...


serenidad de ánimo, pues, y una cierta condescendencia parece ser canción más propicia


...



De los Medios



Si alguien me preguntara cuáles son, ahora, los principales obstáculos para que la vida humana se desenvuelva en dignidad, yo contestaría: Ahora, en el nivel de enmedio, el principal obstáculo serían los Medios, es decir, la manipulación de todos los medios. En el nivel de abajo sería la propia limitación de la condición humana, es decir, el egoísmo, la maldad y la ignorancia. En el nivel de arriba..., preferiría no referirme a ello en este momento.

Y, puesto que el nivel de enmedio es justamente el del Medio o modo en que se vive, y le afectan justamente los medios, puesto que serían estos algunos de los principales escollos para lograr la liberación y autonomía de la conciencia, serían éstos, pues, los Medios, y no solamente los de comunicación de masas, los que denominaría obstáculo enorme para el despertar de esas conciencias, instrumento engendro para la perpetuación de la ignorancia...



martes

El vulgo y la Gente



lo corriente es lo que da forma al río (o canal)

la masa es lo que dará forma al pan (o bollo) tras fermentar con levaduras (es decir, tras descomponerse sus sutilezas)

lo vulgar, lo corriente, la masa,... por desgracia no significa más que tosquedad e ignorancia, aquello de lo cual se aprovechan los más desalmados (puesto que ella tampoco tiene un alma) para su propio beneficio

su beneficio significa maleficio para lo demás, sea o no constituyente de esa masa anodina, pero sobre todo maleficio y ruindad para las personas, aquellos que toman consciencia de su presencia en el mundo y del papel que desarrollan en él; el conjunto de personas constituyen la gente

el vulgo, la gente; cuando el conjunto de personas se comporta más como un acéfalo ente que como un consciente ser humano, esta gente (palabra que en algunas culturas viene a significar lo mismo que hombre) se transforma en vulgo, corriente, sólida salsa, dispuesta en todos los lugares y en todas las épocas a ser causa delegada de los mayores desastres e injusticias

(no en vano se forma por la afluencia de todas las pequeñeces del inconsciente humano, no de su excelencia

por lo mismo, y a fuerza al final de ser ecuánime, si ese engrudo es horneado a cálido fuego y con buenas manos su resultado puede verse en buenas piezas de pan, e incluso en pasteles; todas las grandes ideas y revoluciones del mundo se han basado en eso, lo cual no quiere decir, como nos prueba la historia, que a buen puerto se llegue si sólo se las descansa en ello

pues, a la misma cosa le pasa, vulgo, corriente o masa: ¿qué panadero la amasa?...

...



De la Internet



me preguntan si en la internet se puede lograr de todo. suelo responder que sólo si tienes suerte, si sabes lo que buscas y si sabes cómo buscar; más o menos igual que en el otro mundo virtual