<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6736052\x26blogName\x3dUBTSLA_+Un+p%C3%A1jaro+negro+/+UnBroken_Th...\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://unbrokenthoughts.blogspot.com/\x26vt\x3d341574796833136684', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

sábado

_en las entrañas de Shakespeare



Montescos y Capuletos, uno de los momentos clave del ballet Romeo y Julieta de Prokofiev, es una de esas piezas musicales que no dejan a nadie indiferente. Podría perfectamente constituir la banda sonora de una cósmica epopeya, o de un vulgar quehacer heroico, o referirse a la vida en las entrañas de la tierra de los forjadores del anillo del Nibelungo; pero también, y esa es la magia de su perfecta invención, se puede referir con maestría a lo que de hecho se refiere, a la gran tragedia emocional del enfrentamiento de dos familias por un amor puro no permitido, Shakespeare en música.

Antes he tenido la oportunidad de escuchar el Concierto para Piano y Orquesta de Magnus Lindberg, compositor finlandés al que no conocía y que me ha parecido extraordinario, no sólo el contraste orquestal, la articulación de la parte pianística por parte del mismo ha sido brillante, y la composición en suma, nada baladí. En la música contemporánea hay grandes valores que enlazan con los maestros del siglo XIX y XX, e incluso los renuevan, no todo es ausencia de espíritu o eclecticismo.

Y por fin, la estupenda interpretación de la Orquesta Sinfónica de Navarra conducida por Martínez Izquierdo ha sido la causante de llevar el deleite a mis oídos esta tarde, casi noche, de un cálido otoño con esta retransmisión por Radio Clásica desde el Teatro Monumental de Madrid, lo que me mueve a considerar felizmente que, desde mi limitada visión de melómano, la calidad de las orquestas autonómicas va mejorando cada día y significativamente.

...



martes

/.



...

da a una mala persona un cuerpo de mujer y verás
a una Mujer Mala,
dice un hombre

dale un cuerpo de hombre y verás
a un Hombre Malo,
dice una mujer

...



menestrademorcillocongranadaymenta



morcillo de ternera en menestra escurrida con granada y menta

(receta en esbozo


se sofríe el morcillo de una pieza, sin partir, algo enharinado en un poco de aceite de o v., se echan al final unas cuantas cebolletas de pequeño tamaño peladas de piel y rabo, se pone todo a hervir en agua con sal. algo así como una hora y media en cacerola tapada.
las verduras de la menestra las rehogamos también con su sal en un poco de a de o v, primero las coles de bruselas, que serán como un puñado, luego el resto, y las reservamos mientras se está cociendo la carne.
a la hora destapamos la cacerola y añadimos las coles de bruselas, y quince minutos después añadimos el resto de verduras, dejando cocer todo hasta el final.
tomamos algo de caldo de la olla y lo espesamos para formar una ligera salsa, luego sacamos la carne y la partimos en rodajas de medio centímetro, la servimos en un plato con un poco de esta salsa por encima y ponemos a su lado un par de cucharones escurridos de menestra a lo que le añadimos medio puñado de granos de granada y una pizca de menta fresca picada. salpimentamos y aderezamos al gusto y nos lo podemos comer (con pan, por ejemplo... y un buen vinito ligero, tinto o blanco...)


no excuso decir, desde el principio, que
de comer, mejor temprano que tarde, y de carne la justa, como siempre, y en menor medida que del pescado, una tercera parte de lo que de vegetal le acompaña...

es preciso siempre si se gusta de la gastronomía el probar variado y poco, porque en la variedad está el gusto, y en la sobriedad la salud del cuerpo y mente
porque el que ama la Buena Mesa y los agasajos que hace a los alimentos que Dios nos ofrece, ha de estar bien sano para poderlo y contarlo



miércoles

codornices con sopa de hervido al jengibre



aconsejo lo siguiente: hágase por un lado un hervido de patata, bajoca, cebolla, perejil y zanahoria, échese antes la patata y cebolla para que el resto quede entero.
hiérvase con agua suficiente para luego dejar un buen caldo, con su sal correspondiente.
por otro lado métanse al horno medio un par de codornices buenas -que no hayan hecho nada malo-, en una bandeja con su poco de aceite y sal por encima, amén de un picado de ajo y algunas uvas partidas por sus barrigas. cuando todo esté hecho, se prepara una sopa de fideos finos o sémola de trigo con una parte del caldo del hervido y servimos las codornices con un puñado de verduras del mismo escurriditas a un lado.
la sopa la aliñamos con aderezo y jengibre en polvo, y la verdura hervida con limón y aceite, y vamos tomando de la sopa y de las codornices, de las codornices y de la sopa, de la verdura y de la sopa, ...y así; con una pequeña ensalada de lechuga de entremedio ya tenemos una merienda fenomenal


-

sábado

la antivida y la vida



"está la antivida, y está la vida, esta última me resulta familiar, ..."



hubo un tiempo en que me gustaba gestionar, estaba de moda esa palabra, en todos los aspectos se debía de gestionar-, bueno, pero a mí todavía no me había llegado su perverso sentido... Es necesario gestionar, es hasta bonito; hacer una gestión, mi padre siempre decía de vez en cuando que se iba a hacer alguna gestión por ahí, mi padre, en aquellos años se gustaba más de relacionar que de calcular, un par de cañas con acertadas tapas, unos vinitos, unas risas y un trato hecho... Gestionar, dicen ahora, aplicándolo a cada una de las facetas de la vida, las empresas, los negocios, las bibliotecas, la ecología, las artes, la política... No son más que una suma de obstructores obstáculos o requisitos, dice alguien al respecto... Y está bien, ya lo he dicho, a mí la gestión me gusta, lo que no me gusta es que me gestionen, quiero decir, la técnica, el manejo, el trámite, la gestión en suma, sirve para un objetivo concreto, aparte del cual todas las demás cosas siguen su curso natural; por ejemplo, el medio ambiente es necesario que se cuide, y para ello hace falta manejar los distintos elementos que intervienen en su cuidado o deterioro, pero manejados ellos se ha de dejar a la naturaleza que siga su curso, protegida por la ley si resulta necesario. No se han de aplicar argumentos cuantitativos a la misma, salvo cuando resulte también necesario para protegerla. A los hombres lo mismo, no se puede gestionar la población, ni el arte, ni la religión, ni la cocina, sin caer en un estado de sitio para lo que ahí sucede, vida, arte, literatura, espíritu, placer... no se puede gestionar un placer, bueno, vale, alguien dirá siempre que se puede, pero no se debería, como señalaba Godard en uno de sus filmes, la economía sexual de un matrimonio significará también su agarrotamiento, su rigor mortis... No disequemos lo que está vivo, sino lo muerto o inanimado, para eso se inventaron las
gestiones.



no sé de otra cosa en algunos asuntos trascendentales de mi vida actual que tratar, indagar, averiguar, gestionar... Este no es el meollo del asunto, y ustedes lo saben, saben que más que tratar con personas estamos tratando con engranajes de una torpe máquina...



bien, se toman un par de trozos de pollo o similar, se sofríen con harina en un chorreón de aceite, se añade un tomate bastante maduro, media cebolla tierna, un pedazo de fuagrás, un trocito de jamón con su tocino ibérico, y se pone a cocer en agua suficiente con sal el suficiente tiempo para que se enternezca. entonces se añade un tazón de guisantes cocidos naturales o de conserva con una rama de perejil y medio tazón de verduras chinas cocidas naturales o encurtidas. se fríe una patata a dados y cuando esté hecho el pollastre se le añade por encima con un poquito más de perejil picado y molido de pimientas.

Hete aquí un ejemplo de qué hacer con lo que tienes en la despensa antes de que por fin se estropee, cosa que resulta en la consistencia de la única, auténtica y real cocina de todos los tiempos desde que se inventó el fuego. Hacer algo apetitoso con lo que tenemos a mano.
Basta ya de fuego de artificio con algo que en su origen es tan vulgar como el cagar.
Bah, la "nueva cocina" ...